10 cosas de las que me rebelo a mis 30 y tantos

Historias-en-mis-30

Hay cosas que me retuercen el estómago y que no puedo aceptar. Acá mi listado.

No sé si a ustedes le pasa, pero hay días en que amanezco enojada y hoy es uno de ellos. Soy humana, no puedo andar happy los 365 días del año ni las 24 horas del día. Está de moda andar alineando chakras y regalando amor al universo, algo que en la teoría es re bonito y que quizás se puede hacer a veces, pero en la práctica, hay días en que una no está para eso. Y el que me diga que no es así miente o es un extraterrestre.

Así que en honor a este día hice mi lista de 10 cosas de las que yo me rebelo a mis 30 y algo. Acá van.

Me rebelo ante…

1-Frases como “tienes que apurarte” cuando se refiere a la maternidad. Tengo 37 años y en mayo cumplo 38. ¿Apurarme? Como si ya no tuviera suficiente estrés y presión en la vida, ahora resulta que tengo que tirarme en piquero y embarazarme rapidito mejor, porque me estoy secando como pasa. Qué triste que te digan eso, y qué terrible que este tipo de cosas te lo digan muchas veces mujeres.

2-Demasiados “es que tengo que”: Tengo que ir a trabajar, tengo que trabajar, tengo que ser amable, tengo que ser feliz, tengo que aguantar boludeces, tengo que entender que la vida está llena de tengo que. Cuando esto pasa, siempre remato con mi clásico “¡es que yo tengo que hacer nada!”.

3-La mala onda de las personas, las faltas de respeto, empatía, los ataques gratuitos simplemente porque están estresados o están teniendo un mal día. Hay quienes creen que tienen el derecho de cagarte la onda solo porque ellos tienen su onda cagada. Me cansé de esta gente.

4-La gente abusiva, desubicada y desatinada que oculta todo esto con la explicación que “son directos” y “francos” y que no es nada personal. Llegará el día en que yo también me ponga directa y franca y me pregunto si no lo tomarán personal.

5-Las mujeres arrastradas en el amor, que donan hasta el hígado para que las quieran como ellas quieren y que después andan llorando porque no fueron correspondidas.  Esas mujeres que no entienden que si el tipo no las llama, no las busca o peor, solo las busca cuando tienen tiempo de sobra o están aburridos es porque están puro gueando, no es porque estén confundidos ni porque se estén encontrando es porque están gueando.

6-Los comportamientos machistas, pero también ante la justificación de hechos condenables solo porque la persona en cuestión es mujer. La idea de que porque alguien es mujer es mejor. Ni el machismo ni el feminismo exacerbado me agradan.

7-Las mujeres que se llenan la boca que son empoderadas que luchan por la igualdad de género, que están todo el día con el discurso inclusivo en la boca pero que a penas algo sale mal y resulta que es una mujer la “culpable” se les olvida todo son capaces de mostrarse abusivas, crueles, maltratadoras y maleducadas.  Ser respetuoso es una virtud que hoy poco o nada se cultiva.

8-La idea de que hay que bancarse muchas cosas negativas, porque así es no más, de que si no estás en el sistema, no existes y por ende, jamás lograrás lo que quieres.

9-La idea que el dinero hace la felicidad, o sea, la auspicia, es cierto, pero hay otras cosas más importantes que si no las tienes, por mucho dinero que tengas, jamás serás feliz.

10-La gente imprudente como los ciclistas que se toman la vereda, cuando en verdad debiesen andar en las ciclovías o en la calle con los autos. Me tienen harta el empoderamiento mal entendido de los que andan con bicicleta en Santiago, muchos sin casco ni luces.

Bonus track

11-Toda la onda de los millennials, una generación sin ninguna tolerancia a la frustración, inmadura, cara de raja y que esperan que al salir de la universidad las grandes empresas deben contratarlos como gerentes con sueldos millonarios, esa generación que construyen vidas y relaciones en Instagram y que creen que todo debe ser ahora y juran que las saben todas cuando en verdad no tienen la menor idea de donde están parados.

Deja tu comentario!