10 enseñanzas de mamá que debimos escuchar

drama-mama-consejos-querrias-dar_TINIMA20120506_0120_5

A veces peleamos con ellas, pensamos que no nos entiende y que en verdad hay cosas que han cambiado y que ella sigue pegada en el pasado. Sin embargo, en muchas ocasiones (la mayoría de las veces), ella por su experiencia y sabiduría, resulta que sí tenía la razón. Acá te damos una decena de enseñanzas en las que debimos o debemos prestar oído.

“No me gusta él para ti”: Hay que prestar atención cuando tu mamá te dice algo así al conocer al pololo de turno. Claro, hay excepciones, se puede equivocar, pero el ojo de una mamá – que seguramente es la mujer que más te conoce- es agudo y pocas veces no está en lo cierto.

“El que no llama es porque no quiere llamar”: Esta es una lección muy certera que me heredó mi mamá. Es cierto, a veces pasan percances que hacen que el otro no pueda llamarte o textearte, pero son las menos veces. El que quiere siempre puede y el que no, encuentra mil excusas.

“En la vida hay que tener mucha paciencia”: Cuando somos chicas y nos dicen esto, jamás pensamos que es para tanto, con los años, uno se da cuenta que SÍ, es para tanto. Hay que tener paciencia en todo, en la pega, con la pareja, con los amigos, con el quiosquero, con todo, de lo contrario….. nos espera el peral.

“Guarda esas lágrimas para algo más importante”: A veces, una de pendeja, por no conocer el mundo, llora y sufre por puras leseras. Después, con los años, te das cuenta que son contadas las ocasiones que ameritan realmente tanto dolor.

“Todo pasa”: Cierto, pero no nacimos sabiéndolo. Las penas más grandes, las decepciones más profundas…. Todo, pero es que todo pasa.

“Tu familia serán los únicos incondicionales”: Una podrá tener muchos pololos, amigos, pero los únicos que estarán SIEMPRE contigo, los únicos que te apoyarán de manera incondicional y sin juzgarte, es tu familia. Ahora, claro hay casos particulares, como amigos que se convierten en familia, pero los lazos de sangre son difíciles de derribar.

“Observa cómo él trata a su madre”: Quizás es un prejuicio, pero con el tiempo una descubre que un hombre que trata bien a su madre, que es preocupado y cariñoso, tiende a repetir este patrón con su pareja. Lo mismo pasa cuando es al revés, hombres con conflictos con sus madres, por lo general, tienen tremendas trancas, miedos al abandono y en los casos más graves hasta tienen comportamientos misóginos.

“La vida es demasiado corta para amargarse por mucho tiempo”: A veces pasamos demasiado tiempo dándole vuelta a un asunto que nos amarga o nos pone triste. La verdad es que la vida pasa demasiado rápido como para quedarse pegada, siempre ¡hay que seguir!

“Cuando te vayas de la casa extrañaras mi cocina”: Una gran verdad de mamá. Cuando una vive con ella por lo general, se es quisquillosa con las comidas, que no a las legumbres, que no a dos días  seguidos de arroz… pero otro gallo canta cuando te independizas  y tienes que prepararte solita la comida. Por eso, las cazuelas, los charquicanes, los porotos y lentejas se convierten lentamente en una fantasía culinaria.

“No entregues todo”: Eso implica  no entregar tu corazón y alma en bandeja de plata de manera inmediata a quien tú no sabes si es que se lo merece o no. Generalmente las mamás nos hacen un llamado a ser cautas, lo que no es sinónimo a ser hurañas, porque claro, ya saben que cuando se es muy impulsiva, se sufre como chancho.

BONUS TRACK

“Nunca hay que contarlo todo”: Lo que no es igual a mentir u ocultar información importante, sino que se trata de no andar ventilando toda tu vida, porque hay cosas que deben quedar con una. Y no hay nada de malo en eso.

 

Deja tu comentario!