5 causas que provocan que las parejas pierdan la “chispa” en el sexo

Historias-en-mis-30

Hay varios factores que pueden hacer que la vida sexual de una pareja descienda o hasta desaparezca. En la mayoría de los casos, la falta de amor no es el causal.

La convivencia, la estabilidad, la seguridad, la cotidianidad, los problemas domésticos, la llegada de los hijos, la rutina, las discusiones. Todos estos factores son antagonistas del sexo en pareja, al menos del sexo satisfactorio de a dos, aún cuando son elementos frecuentes de encontrar en una relación de pareja.

Y tampoco es poco frecuente encontrarse con la siguiente situación: una relación de pareja estable, pero con encuentros sexuales poco frecuentes – y en el peor de los casos – inexistentes. Y lo peor viene cuando comenzamos a comparar esto con el inicio de la relación en que el deseo sexual era resistente a todo, incluso al agotamiento, a la sobrecarga laboral o a la falta de sueño, la pregunta que viene a continuación es evidente: ¿Qué nos pasó?

Según explica Natalia Guerrero, Directora de la escuela transdisciplinaria de sexualidad (Etsex) y sexóloga clínica de Medical Center, “esto pasa por varios factores. Por un lado, hay muy poca educación afectiva en cuanto a la importancia que tiene la seducción en una relación de pareja de largo plazo, por lo mismo, las personas le dedican poco tiempo y energía a esto, porque no saben cuán importante es”.

Pero hay muchas otras razones más que pueden hacer que una relación decaiga en los niveles de pasión.

1-Pensar que el amor basta

Se tiene la idea o más bien la fantasía de que cuando se está en una relación de pareja el amor todo lo puede, que tan sólo basta tener este sentimiento para que todo marche bien, incluyendo el sexo. Si bien el amor, es la base de toda relación, es muy distinto al deseo sexual. Prueba de ello es que a veces se puede amar a alguien, pero no desearlo. Por ende, el amor no basta para mantener viva una relación, ya que hay otros factores a tomar en cuenta como la conquista, la seducción y todas las acciones que hacemos para preservar y alimentar el erotismo en pareja.

2-Dejarse estar

Esto es muy común entre hombres y mujeres cuando una relación se vuelve estable. De pronto, se pierden las ganas de estar atractivo para el otro, de seducirlo y conquistarlo, ya que se suele tener la sensación de que no es necesario y que esto es propio tan sólo del inicio de la relación. Pero la verdad es que no funciona así, ya que la seducción siempre debe estar presente en cada etapa de la relación para mantener la pasión viva.

3-Sucumbir ante la rutina

Hay otro gran mito que la mayoría de las parejas validan y esto es  que es ineludible que después de cierto tiempo (meses o años), el sexo se vuelva aburrido y mecánico, porque esto es parte de la vida. Error. Si bien es cierto que puede volverse monótono, el sexo es un trabajo en equipo que hay que siempre estar reinventando. Hay muchas formas para hacer esto, por ejemplo, se puede innovar en las posturas sexuales, en los escenarios, se puede incorporar lencería erótica, disfraces o juguetes sexuales.

Pero también el mercado ofrece otra alternativa que sirve de apoyo para que una pareja se vuelva a reconectar en el ámbito sexual.  Se trata de los juegos eróticos de salón. La tienda Sex Shop Chile  ofrece una sección completa de este tipo de juegos. Está el Juego Chocolate Erótico ($19.980) que incluye una botella de chocolate, pincel, cegadera, 36 tarjetas y otros elementos lúdicos.  También se pueden encontrar juegos específicos para practicar e innovar en el sexo oral o para iniciarse en prácticas bondage. También está el Juego Massage Seductions que trae un kit completo para experimentar masajes sensuales en pareja ($16.990).

Se trata de productos que sirven mucho para agregar a la previa sexual, que  no son invasivos y que le permiten a la pareja conocerse mejor, descubrirse, experimentar un rato entretenido, agradable y salir de la rutina.

4-Dejar discusiones sin resolver

Muchas parejas creen que discutir o pelear es malo para la relación, por lo que lo evitan, prefieren decir que “sí” a algo que en verdad quieren decir que “no” para evitar entrar en conflicto con el otro o incluso deciden evitar ciertos temas para no armar problemas.  Sin embargo, todo esto tan solo hace que se vaya acumulando resentimiento y molestia por ambos miembros, ya que el no hablar de los problemas o diferencias, no hacen que éstos desaparezcan o dejen de existir. Todo lo anterior, puede llevar a que el deseo de uno de los miembros de la pareja, o de ambos, vaya decayendo.

5-Olvidarse del rol de pareja

Y esto tiende a pasar con la llegada de los hijos. Si bien es cierto, que los bebés requieren de mucha atención y cuidados, hay que intentar no olvidar que además de ser padres se es pareja. Por ende, hay que ir buscando la manera de ir rescatando y resguardando los espacios de intimidad, por complicado que pueda parecer en un inicio. Por lo mismo, prácticas como el colecho, debe tener ciertos límites, ya que una de las grandes razones por la que las parejas que son padres dejan de tener sexo,  es porque el hijo duerme todas las noches con ellos en la cama, lo que reduce los espacios de intimidad y no sólo para un encuentro sexual, sino que también conectarse como pareja.

Deja tu comentario!