5 experiencias nuevas que puedes vivir en tus 30 y siempre

Historias-en-mis-30

Nunca es tarde para empezar a vivir, para empezar a hacer lo que realmente queremos, para construir nuevos recuerdos. Y las 3 décadas es una etapa muy buena para partir.

Eso de que a los 30 una ya tiene que tener su vida resuelta y que de ahí en adelante todo es parejito, quedó como un concepto añejo y por cierto, poco real. Muchas de nosotras, recién a partir de las 3 décadas comenzamos a vivir cómo queremos, comenzamos a trazar las primeras líneas de cómo nos gustaría el resto de nuestras vidas, comenzamos a conocernos más y a saber lo que realmente queremos y quiénes queremos ser y tener a nuestro lado.

Por lo mismo, nos quedan muchas experiencias nuevas y emocionantes por vivir. Y acá van tan sólo algunas de ellas.

1-Vivir sola

Y estamos hablando, sin la pareja, sin hijos, sin amigos, sin papá, sin hermanos, sólo tu. Tú y tu espacio. Da igual si es un studio, da lo mismo si es un loft, un penthouse, una casa de dos pisos, una pieza, una mansión, cuando el espacio es una de una, y solo de una, te da como un cosquilleo en el estómago, que se llama LIBERTAD. Acá uno puede hacer lo que uno quiera, dejar todo tirado, ser ordenada, lavar los platos, dejarlos durante un  mes sucios, sólo tú pones las reglas. Esta es una experiencia que todo ser humano debiese tener ya sea a los 30 o cuando sea. Nunca es tarde. Vivir sola te brinda solo cosas positivas, te conoces más, aprendes a mantenerte sola en todo sentido, te aumenta el autoestima, te da libertad y muchas cosas más.

2-Enamorarte

Todo esto que uno se enamora de verdad una vez en la vida, las almas gemelas, y pamplinas varias, hay que tomarlas, hacerles un lulito y embutir a donde mejor nos quepa. Porque uno puede enamorarse cuántas veces una pueda y quiera también. Y el amor a los 30 años es muy distinto que a los 20, quizás es más real, entregamos a veces más también, esperamos más también. No es un amor tan Disney, es más bien aterrizado, aún cuando es apasionado e intenso. Por lo mismo, a esta edad te podría enamorar como nunca antes te has enamorado.

3-Viajar sola

La primera vez que viajé sola fue a los 34 y es una experiencia que se la recomienda a todas las que puedan, y por sobre todo, las que quieran. Porque al final, todo se puede hacer en esta vida si es que hay voluntad. Esta experiencia de estar en otra ciudad o país, lejos de todo y de todos, te enriquece la autoestima y te confirma que si puedes hacer eso, puedes hacerlo todo y sin tener que depender de nadie.

4-Tener mejor sexo

Lo hemos hablado antes, a partir de los 30 años, la sexualidad femenina va cambiando pero para mejor, como ya conocemos mejor nuestro cuerpo y cómo nos gusta que nos toquen, a partir de las 3 décadas podemos disfrutar de nuestra sexualidad mucho más, tener más y mejores orgasmos y de pasadita tener nuevas experiencias sexuales memorables.  Además, a esta edad tenemos menos tabúes y muchos menos complejos relacionados a nuestro cuerpo y el erotismo.

5-Trabajar en nuestra pasión

Muchas veces estudiamos una carrera por estudiar o nos ponemos a trabajar en cualquier cosa por tener un sueldo y eso está Ok, pero a partir de los 30 podemos romper con los moldes y conocer lo que realmente  nos apasiona y vivir de eso. No importa lo que sea, lo que importa es que amemos lo que hacemos. Si lo hacemos, es imposible que nos vaya mal.

Deja tu comentario!