5 hábitos para tener una vida más feliz

Historias-en-mis-30

En esta nota no encontrarás dietas a base de lechuga ni te contaremos sobre terapias milagrosas que te harán sentir mejor, sino que simplemente hallarás datos prácticos y REALES que puedes aplicar todos los días de tu vida. Simple y bonito.

La que escribe está en contra de las dietas express o mejor dicho, las dietas en general, está en contra de las pastillas milagrosas y más aún de las cirugías e intervenciones quirúrgicas e invasivas que tienen como fin hacer más flacas. Sin embargo, la que escribe, logró bajar más de 10 kilos. Las invito a leer la nota si es que no lo han hecho en este LINK.

Por lo mismo, y tomando en cuenta que no he vuelto a subir de peso, les quiero compartir un par de tips saludables aplicables en el día a día y que al menos a mí me funcionan. ¡Acá van!

1-Camina todos los días

Hay quienes deciden el fin de semana volverse locas caminando, vale decir, intentan caminar en dos días por todo lo que no caminaron o no se movieron en 5 días. Eso es una locura, y que de seguro te hará odiar las caminatas e interrumpirlas PARA SIEMPRE. La OMS recomienda que caminemos unos 10 mil pasos todos los días. No es menor, se puede, pero requiere de un esfuerzo. Pero de acuerdo a mi experiencia, si caminamos todos los días al menos una media hora, notaremos un cambio no solo en cuanto a peso (siempre y cuando no estemos comiendo comida chatarra, sino da igual) sino que también en cuanto a estar en forma. Además, el también llamado “Power walking” relaja, yo de hecho, lo requiere casi de manera terapéutica porque pone en orden mis pensamientos y sentimientos.

2-Aplica la ley de la compensación

Si un día te excedes en calorías, entonces, al día siguiente, debes moderarte. Así de simple.

3-Toma contacto con la naturaleza cada vez que puedas

Este consejo va en especial para quienes trabajan en oficina durante muchas horas, con esa luz artificial amarilla, aire acondicionado, calefacción y con todas esas cosas no naturales que encontramos en una oficina. Cada vez que puedas, camina, sal a un parque, anda en bicicleta, toma sol. No estamos hecho para pasar tantas horas en un lugar reducido, por ende, hay que compensar.

4-Toma en serio el trabajo, pero recuerda que tu vida no se termina ahí

Está bien que en el trabajo intentamos darlo todo y cumplir con todo, pero de pronto, es importante que entendamos que hay vida más allá de ese trabajo, que cuando éste está afectando tu salud, entonces debes cambiar algunas cosas, y que no vale la pena que te enfermes por un trabajo, ni mucho menos que dejes de tener vida y que dejes botado todo por cumplir con una laboral. En serio, la vida es demasiado corta para ese nivel de sacrificio.

 

5-Acércate a lo que amas y aléjate de lo que te hace mal

Suena obvio y muy fácil, pero es complicado a veces, en especial cuando estamos en la  vorágine de tener que “cumplir” con el trabajo, con las metas, con las tareas, etc etc etc. Como que se nos olvida este principio básico de la vida y de existencia y cuando esto pase, es importante, que nos detengamos, pensemos y nos volquemos a lo importante, a aquello que amamos.

Deja tu comentario!