6 decepciones que podrías enfrentar a tus 30 y tantos

mat1_1368

Los 30 años es una edad especial, una edad en que no estás demasiado vieja para hacer cosas, pero a la vez estás muy joven aún para pensar que estás vieja. Sin embargo, es muy posible que comiences a tener visiones distintas acerca de la vida que cuando tenías 20 y tantos y entre medio de todo esto, posiblemente te decepciones de más de alguna situación de tu vida, como éstas que te presentamos a continuación.

1-No todos los jefes o personas con cargo importante se lo merecen: A los 30 años ya seguramente has pasado por lo menos por un par de trabajos para llegar a esta conclusión. Seguramente cuando entraste al mundo laboral tenías la idea de que la vida en este ámbito sería algo así como la película “En búsqueda de la felicidad” en que el protagonista sufre, lucha y finalmente termina siendo un millonario y con un tremendo cargo, bueno es posible que esas cosas también pasen en la vida, pero no son tan frecuentes cómo pensabas que eran.

2-La gente a veces decepciona: Quizás antes te mostrabas entusiasmada y confiada de conocer a gente nueva, te mostrabas tal cual eras, contabas todo, porque no pensabas que esto podría ser usado en tu contra. Con el tiempo, te vas dando cuenta que incluso aquél que alguna  vez te aseguró que era tu mejor amigo, puede que al final no sea tan amigo. Te decepcionas, es cierto, y aprendes que hay que aprender a no exponerse tanto, pero sigues con tu vida.

3-El amor no es de color rosa: Ya te das cuenta que el amor en realidad tiene una gran gama de colores, a veces puede ser medio rosado, negro, rojo… a fin de cuentas te fijas que tener una relación de pareja es mucho más que andar de la manito por la calle y decirse “te amo”, que el amor se pronuncia realmente cuando hay problemas, cuando la cosa está de color oscuro, y que tal vez ese hombre que tú pensaste que era tu pareja, en realidad no era, que tan sólo estaba en tu imaginación o más bien, en tu ilusión.

4-Nada dura para siempre: Esta lección es algo que cuesta aceptar no sólo a los 30 años sino que seguramente durante toda la vida, sólo que recién en las 3 décadas te vas dando cuenta que así es la vida. Es imposible pensar que algo que  te va a durar para siempre, un trabajo, un sentimiento, incluso un resentimiento. Por lo mismo, hay que aprender a vivir el presente y ser feliz con las cosas que tienes hoy.

5-Vivir sola y ser independiente no es tan glamoroso como lo pensabas:  Quizás cuando chica soñabas con ese momento de hacer lo que querías cuándo querías, cómo querías y con quién lo querías, ese momento en que podías comer lo que quisieras o andar en piyama todo el día si te daba la real gana.  Luego,  a tus 30 años lo lograste, pero te diste cuenta que no es tan glam, tienes que hacer aseo, a veces cocinar, hacer tu cama, pagar las cuentas porque si no lo haces, nadie lo hará por ti. Si te enfermas, tienes que comprar tus propios remedios y un sinfín de cosas más.

6-Te falta tiempo: Te das cuenta que en el mundo adulto el tiempo escasea, ya no hay tanto tiempo para hacer vida social, porque para tener vida social hay que trabajar y ganar dinero. Que para realizar tus pasatiempos tienes que luchar por hacerte un espacio.

 

Deja tu comentario!