6 situaciones que nos hacen subir de peso

Historias-en-mis-30

La vida actual muchas veces puede ser promotora de los kilos de más. Por lo mismo, acá te compartimos algunas de las situaciones que hay que controlar para no sumar calorías extras.

Estar con sobrepeso no es un asunto de estética, sino más bien de salud. Los kilos de más hacen que andemos más cansadas, que seamos menos ágiles, que padezcamos de problemas de salud y que no disfrutemos 100% de nuestra vida, por eso no es bueno que subamos de peso.

A pesar de lo anterior, hay una serie de situaciones en la vida que pueden atentar contra esta máxima. Ahora, siempre se puede aplicar “moderación” y salir airosa de ello. Acá van algunas.

1-Estar en una relación de pareja feliz

No lo decimos nosotras, sino que un estudio realizado por Stephanie Schoeppe de la Universidad Central de Queenslan de Australia, quien luego de analizar durante 10 años la vida de 15 mil voluntarios, concluyó que quienes estaban en una relación de pareja estable y feliz, pesaban 5,8 kilos más que los solteros. Esto se debería por todo aquello que ya de seguro sabes, demasiadas cenas con la pareja o con amigos, happy hours, snacks de madrugada y otros. El problema acá no es la felicidad, ni la pareja, sino que la falta de actividad física para quemar las calorías de todas esas comilonas.

2-La vida de oficina

Una vida que te obliga a estar 9 horas o más sentada frente al computador y cuya máxima actividad que puedes tener es una caminata al baño. El cuerpo no fue hecho para estar en esta posición inactiva por tantas horas, por ende, todo lo que comes se convierte en grasa si es que no decides tener una vida activa fuera de la oficina. Y se puede, y no solo inscribiéndote en un gimnasio, basta con caminar al menos media hora todos los días y usar los días libres o fines de semana para hacer actividad física.

3-Pasar muchas horas sin comer

Mal hábito. Muchas personas piensan que si se saltan el desayuno o no almuerzan, bajarán de peso, pero la verdad es que a veces pasa todo lo contrario, es decir, engordamos. Los expertos explican que esto hace que con el tiempo, el metabolismo se lentifique o que cuando por fin nos decidamos comer, tengamos tanto hombre que nos engullimos el doble de la porción que nos corresponde, o peor, elijamos comida chatarra para saciar la hambruna.

4-La maldita ansiedad

Estar todo el rato en estado de estrés y ansiedad hace que algunas personas busquen alivio y consuelo en la comida. El problema acá no es la comida, sino que nosotros que andamos desequilibradas y nerviosas.

5-El exceso de comida chatarra

Nadie puede negar que comerse una hamburguesa o una pizza es muy rico, pero si no nos moderamos y consumimos estos alimentos casi todos los días, lo más probable es que engordemos.

6-Demasiados happy hours

Lo siento, pero es cierto, no hay nada más calórico que un trago y más aún esos tan bonitos, de colores, dulces y con paragüitas. No sacas nada con estar a dieta si a la noche te tomas hasta el agua del florero, ya que las bebidas alcohólicas (unas más que otras) contienen muchas calorías, algunas que incluso pueden reunir todas las que debes consumir en un solo día.

Deja tu comentario!