“Bucket list” treintañero: 10 cosas que debes hacer a tus 30

Historias-en-mis-30

Acá un listado de una decena de cosas que creo que sería interesante llevar a cabo en esta maravillosa etapa de la vida como lo son los 30 años.

Para las que se preguntan qué es Bucket List, les cuento que es un modismo gringo que hace referencia  al listado de cosas que debemos hacer antes de morir. De hecho, hay una película que se llama The Bucket List (no sé si la recuerdan, acá en Chile fue traducida como Antes de partir) protagonizada por Jack Nicholson y Morgan Freeman. Ambos personajes se conocen en un hospital y deciden armar juntos su Bucket List,  una lista de deseos antes de fallecer para poder  hacerlos realidad.

Inspirada en esto, es que armé lo que yo creo que todas las de 30 debemos hacer en esta vida, antes de cambiar de folio y bueno, obviamente, antes de morir. ¡Acá van!

1-Viaja sola por el país o por el mundo

Tuve la suerte de poder hacerlo a mis 30 y tantos. Una vez, lo hice a Río de Janeiro (Brasil) y lo pasé bomba entre playa, caipiriña, agua de coco, y hombres súper guapos que recrearon mi vista. En todo caso, la mayoría de las personas a las que le conté que iría de vacaciones sola, entre que pusieron cara de terror y compasión (pobrecita, debe viajar  solita)… me dio igual y lo pasé increíble. Y la segunda  vez lo hice pero en mi país. Fui a Bahía Inglesa (al norte de Chile) al mejor hotel de esos lugares, 5 estrellas, a todo trapo, comí y tomé lo que quise, playa, solcito y hasta un amorío por ahí conseguí. Ambas experiencias fueron muy positivas para mí porque me hicieron entender y sentir que me puedo desenvolver sola donde sea, me empoderó. Y por lo mismo, recomiendo a hacerlo, aunque sea una vez en la vida. Si tienes más recursos y tiempo, puedes ir más lejos y a destinos más exóticos, o tal vez ni tan lejos. Al final, lo que más importa es la experiencia de sentirse libre y feliz.

2-Deja todo por emprender en tu sueño

Las más conservadores  o estructuradas quizás puedan decir que es una locura dejarlo todo por un sueño, por el sueño de hacer o de trabajar en lo que realmente amas, pero… cada cosa tiene su tiempo. Ahora, claramente si tienes familia, hijos, se hace más complicado, pero cuando no es asi y estás en tus 30 y tantos, puede ser un momento ideal. Yo, cuando cumplí 30 años renuncié a un trabajo como periodista donde me pagaban mal y me explotaban, pero mal que mal era platita segura. Pedí un pequeño préstamo en el  banco porque me dio con que quería poner una tienda de ropa ahí por la IV región. Me encantaba la idea de vivir tranquila y sin bulla. Trabajé en eso por un par de meses, pero entre medio, el destino hizo que cambiara mi pasos, volví al periodismo y armé entre medio, este blog. Cuando miro hacia atrás nunca he pensado que mi idea de la tienda fue un fracaso porque no resultó, sino que fue un gran acierto, porque si no, aún seguiría trabajando de esclava en el otro lugar y no había hecho muchas otras cosas, como este blog, por ejemplo. Hay que arriesgarse a veces y replantearse la vida. 

3-Manda a la mierda a quien debas mandar a la mierda

A lo largo de nuestra vida vamos conociendo a varias personas, algunas nos caen bien y nos hacen bien y otras derechamente nos caen horrible,  nos hacen daño y nos cagan. Ahora está muy de moda toda esta onda energética, que hay que lanzar buena onda al universo, a todos los seres humanos, que el namasté y bla, bla bla, pero la verdad señoritas es que no hay nada más terapéutico (incluso más que las flores de bach) que mandar a la mierda a quienes nos hacen daño. En serio, pruébenlo, una vez en la vida, incluye esto (jefes desgraciados, compañeros de trabajo envidiosos, amigas tóxicas, parejas tóxicas y abusadoras, etc etc etc).

4-Cambia completamente tu look

A mis 30 y tantos hice dos cosas. Una vez me bajó la locura y me hice el alisado con keratina (me duró 3 meses) y me  veía súper distinta, fue una buena experiencia, pero no lo haría de nuevo porque amo mis rulos y porque después me costó recuperar mi pelo por tanto químico. También pasé de ser colorina a tener el pelo negro. Y por último bajé 13 kilos. Así que he hecho varios cambios, también en cuanto a ropa, porque no podía seguir usando las florcitas que usaba de estampado del os 20 (Ja!). Los 30 años es una buena década para hacer varios cambios en nuestro aspecto y para ir buscando lo que te identifica mejor para esa época. Lo que sí me falta por hacer es un tatuaje, me encantaría, pero soy tan re cobarde para las agujas que eso es lo que me detiene, pero si no eres así, también es una  buena idea.

5-Ten el mejor sexo de tu vida

Lo publiqué hace unos días, estudios indican que nuestro peak sexual es a los 36 años. Y yo puedo dar fe de eso (tengo 37 recién cumplidos). Si resulta que a tus 20 y tantos el sexo fue ahí no más, o derechamente malo, entonces es hora de cambiar eso. Tener una buena sexualidad es nuestro derecho, pero también nuestra responsabilidad. Si notas que no disfrutas mucho, quizás deberías revisar qué pasa contigo, en el sentido, de que vayas descubriendo tus gustos a través de la masturbación, con juguetes sexuales, etc.

6-Entrega el corazón

Los 30 años es una buena edad como para formar pareja y estabilizarse (si es que eso quieres). Por ende, es una buena edad para amar de manera más sabia. Igual, puede que esto no pase en esta edad o quizás pase más adelante, pero lo que creo que más importante es que no nos vayamos de esta vida sin haber amado, y esto es independiente de si la relación fue para siempre o no.

7-Degusta todas las maravillas del mundo

Yo amo comer, por lo que no podía dejar fuera del Bucket List el probar nuevos sabores. Si puedes, intenta probar distintos platos de diversas culturas, anda a distintos restaurantes o cuando viajes, no pierdas la oportunidad para pedir el plato típico de la zona o de ese país. Sal de tu zona de confort culinario y arriésgate.

8-Haz algo que te dé miedo

Puede ser lo que sea. Tirarse en benji, andar en kayak, nadar en la parte honda de la piscina (esa donde uno no topa el suelo con los pies), viajar sola, enamorarse, armar tu propio negocio, cantar en el karaoke, etc etc etc. Elige una sola cosa que te dé pavor y hazlo, que no te importe el resultado, sino la experiencia, porque no hay nada más gratificante que mirar atrás y decir “Hey! Yo hice eso”.

9-Dile a quienes amas, que los amas

A veces uno da por sentado estas cosas, en especial, cuando se trata de nuestra familia. Pero la verdad es que es importante expresas en palabras de cuando en cuando lo que sentimos por ellos, en especial, por nuestros papás que no son eternos. Además, a los 30 años, como que maduramos y dejamos (o así al menos debiese ser) de echarles las culpas por todos nuestros males, ya que los vemos más como seres humanos imperfectos que padres. Comenzamos a comprenderlos mejor y a darnos cuenta que quizás cometieron errores con nosotras, pero pensaron en ese momento que era lo mejor. Son humanos, son falibles, igual que nosotras.

10-Sé quien tú eres (y que el resto mire y aplauda)

A los 30 años ya no debiese importarnos tanto las expectativas que los demás tiene respecto a nosotras, en realidad, lo único que debiese importarnos es sentirnos cómodas en nuestro propio cuerpo y vida. No es que mandemos al resto  a la punta del cerro ( o sea, igual un poco), pero lo que importa es que los que nos rodean nos quieran tal cual como somos, con nuestros demonios y también ángeles y el que no pueda con ambos… bueno… la puerta es bien ancha!

 

Deja tu comentario!