¿Casarse o no casarse con bienes separados?

novios-fiestas-bodas-pintado-por-grp20-9748627

Cuando me casé lo hice con sociedad conyugal. Inocente, jamás pensé que me divorciaría, pero bueno la vida pensó otra cosa y me separé. Tuve la suerte que mi ex marido no tenía ansias de venganza económica ni tenía ganas de obligarme a hacer una lista con todos los bienes adquiridos en el matrimonio (se cuenta hasta la juguera y una alfombra por roñosa que esté). Pero eso fue sólo “cuea”. Yo no me casé informada, así que, para que a otra no le pase lo mismo, acá algunas directrices importantes entregadas por Pamela Petit, abogada y especialista en  familia.

Por Pamela Petit Valdivia

Correo: ppetitabogado@gmail.com

De las relaciones patrimoniales dentro del matrimonio, la mayoría de las veces no son consideradas al momento de casarse y no se le da la importancia debida, lo cual acarrea el desconocimiento de las consecuencias a lo largo del matrimonio como son las relaciones mutuas y  la adquisición de los bienes.

En nuestro país existen tres regímenes patrimoniales: Sociedad conyugal, separación total de bienes y  participación en los gananciales, siendo las dos primeras las más comunes y las paso a explicar.

Sociedad conyugal

Es el régimen de sociedad de bienes que se forma entre los cónyuges por el sólo hecho del matrimonio y a falta de estipulación en contrario, es decir si los cónyuges no acuerdan otro régimen patrimonial, automáticamente se rigen por este régimen.

Todos los bienes adquiridos una vez celebrado el matrimonio pertenecen a la sociedad, independiente de quien haya adquirido el bien o a nombre de quien esta, todo lo que se adquiera se divide en dos y cada uno es dueño del 50%, lamentablemente lo mismo ocurre con las deudas, este régimen tiene sus pro y sus contras.

Es importante mencionar que en la sociedad conyugal, el hombre es administrador de ella, por lo que administra y dispone de los bienes de la sociedad, debiendo en algunos actos contar con la autorización de la mujer, lo anterior no quiere decir en caso alguno que la mujer sea incapaz.

En el caso de aquellas mujeres que producto de su profesión u oficio reciben una remuneración, independiente de su marido, administra con plena facultad todos los bienes que adquieren fruto de su trabajo, esto es comúnmente conocido por comprar bajo el artículo 150, en este caso se entiende que esos bienes son separados de los bienes de la sociedad.

Es importante aclarar que en este régimen, las herencias y donaciones no entran a la sociedad conyugal, pertenecen al cónyuge que heredó o fue beneficiario de la donación.

Separación total de bienes

Tal como lo indica su nombre existe una separación tanto de los bienes como de las deudas, por tanto es dueño de ese patrimonio quien lo haya adquirido o a nombre de quien esté, en el caso que se compre un bien a nombre del cónyuge ese bien le pertenece a él, aun cuando no haya aportado nada para su adquisición.

En este régimen cada uno de  los cónyuges administra libremente sus bienes y es responsable en un 100% de todas las obligaciones que contrae.

Este régimen lo pueden pactar las,partes al momento de celebrar el matrimonio y durante el transcurso del matrimonio.

Deja tu comentario!