Cómo elegir el sostén ideal (que no clava ni estrangula)

sostén2-450x330

Sostenes que clavan, que son muy lindos pero que te forman un rollito en la espalda, sostenes cuyos breteles tienes que estar constantemente subiéndotelos o que por el contrario te estrangulan los hombros. Estas son sólo algunas situaciones muy comunes que vivimos las mujeres con el brasier, pero la verdad es que si pasan es porque no elegimos el correcto. Acá te damos unos buenos tips para evitar estas molestias.

Por Pablo Cubillos Lastra

Periodista y Productor de Modas

Email: cubillos_lastra@hotmail.com

El principal objetivo de un sostén es entregarte soporte y protección a tus pechos, junto con ello la correcta elección de su calce es un factor clave para realzar y definir tus atributos, además de cuidar tu salud.

Jamás olvides que tus pechos son una glándula que se externaliza del cuerpo y necesita ser cuidada. En variadas ocasiones expertos han señalado que cerca de un 80% de las mujeres no sabe elegir la talla correcta de esta prenda, si crees estar dentro de este grupo quizás muchos de los siguientes “detalles técnicos” te representen, pero no desesperes porque del mismo error podrás visualizar una solución:

Comenzaremos por señalar que un sostén no es tu talla cuando la parte de atrás queda mucho más arriba que la parte delantera o por el contrario se forman protuberancias en la espalda.

Si los tirantes de tu sostén se caen constantemente, esto quiere decir que la talla de espalda es más grande de lo que debería ser.

Al contrario, si los tirantes te quedan demasiado ajustados y dejan marcas en tus hombros lo ideal es aflojarlos, si el diseño no lo permite, te recomendamos buscar diseños que tengan breteles ajustables.

Si al quitarte el sostén te quedan marcadas las costuras en la piel, necesitas usar una copa más grande o encontrar la medida de contorno adecuada a tu contextura.

Si por el contrario se forma un vacío entre la copa y el busto, es señal que necesitas usar un sostén más pequeño o con el relleno adecuado para entregar un mejor soporte a la mama.

Al momento de elegir tu sostén jamás tu busto debe salirse por debajo de la copa, busca una talla más grande.

Si un sostén te forma “rollitos” en la espalda descártalo de inmediato, no es tu talla correcta de contorno, además que estéticamente no es ningún aporte.

Es muy importante tener claro que el sostén correcto debe tener un calce justo y cómodo con tu cuerpo y este jamás debe limitar tus movimientos.

Ten en cuenta que las tallas de los sostenes pueden varias según la marca o inclusive por el material con el cual están confeccionados, jamás compres un modelo sin antes probártelo.

Si no has podido definir tu talla correcta, cuando realices la próxima compra de tu ropa interior trata de hacerla en tiendas dedicadas al rubro, ya que en estos lugares podrás recibir una adecuada asesoría por parte de vendedores expertos en el tema que sabrán entregarte la asesoría adecuada.

Preocúpate que el diseño de tú sostén vaya acorde con tu estilo, necesidades y personalidad, ya que este factores, además de los técnicos que aportan para tu salud, juegan un papel muy importante para sentirte cómoda y también poder explotar tu sensualidad.

Si bien el sostén está considerado dentro de la categoría de ropa interior, hoy en día las nuevas tendencias en moda muchas veces lo dejan al descubierto, es por ello que al momento de elegir tu look también considera que nivel de exposición tendrá esta prenda, aquí es cuando deberás usar tu criterio estético y saber combinar adecuadamente esta prenda con tu ropa.

Finalmente, para asegurar la vida útil de un sostén y además cuidar que su calce no se modifique con el tiempo, lávalos a mano con detergentes suaves y sin exponerlos directamente al calor.

Otros tips (obvios pero no siempre lo recordamos)

- Evite comprar esos breteles de silicona que se venden en la calle. Es cierto, son baratos y a veces traer bonitos diseños (flores, mariposas etc), pero además de no sujetar nada, tienen una vida útil mínima y más encima, en algunos casos, te aprietan tanto los hombros que te hacen heridas. Mal.

-Trate de no comprar sostenes en la calle (por barato que sean) ni de esos que están en cajones de liquidaciones. Generalmente son de pésima calidad y no duran nada.

-Cuando tenga un sostén cuyo fierrito de la barbilla te está clavando, agarre esa prenda y bótela. Nada de andar cociéndola o de aguantar el dolor, cuando pasa eso es porque el brasier ya pasó a mejor vida, ¡supérelo!

-Cuando lave sus sostenes hágalo a parte del resto de la ropa y colóquelos en esas bolsitas especiales para las lavadoras. Aumenta bastante la vida útil del sostén.

-A la hora de comprar un sostén sin breteles para usar con esa polera sin mangas o strapless, hágalo en una tienda especializada en ropa interior, porque este tipo de brasieres si no quedan bien se caen y son muy incómodos.

Deja tu comentario!