El perfil del hombre que está obsesionado con casarse

Historias-en-mis-30

Hay hombres que andan todo el rato con el traje de novio. ¿Conoces a alguno? Acá te contamos algunos rasgos para reconocerlo.

Durante mucho tiempo, se habló de este tipo de mujer que anda con el vestido de novio en la cartera, que apenas conoce a alguien, comienza a fantasear en su cabeza con la boda de sus sueños, le elige los nombres de los hijos que tendrá con este personaje que en realidad no se da por enterado que está siendo literalmente “cazado”.

De hecho, este tipo de mujer se solía identificar fácilmente entre nuestro grupo etario, las de 30 años, que claro, supuestamente sentían que se les iba el tren y que debían rápidamente casar al primero que se les cruzara por el camino.

Ok. Es cierto que hay mujeres así, pero no es menos cierto que hay hombres que entre los 30 y 40 años andan en exactamente lo mismo y que son tan perniciosos como la versión femenina. Así que acá van algunos de los rasgos clásicos de este tipo de personajes que, por lo demás, dan bastante miedo.

*Te interroga constante sobre tus visiones del matrimonio e hijos

Se trata de temas “filtro” para ellos, vale decir, dependiendo de lo que contestarás, serás o no serás interés para él. O sea, si vas y dices que en verdad ni muerta te casas o que no te gustan los bebés, de seguro, que no sabrás nunca más de él.

*A la segunda salida ya dice que te ama

Puede ser que exista tal cosa como el amor a primera vista, puede ser que una, al poco tiempo se dé cuenta que esa persona que tienes al frente es la indicada, pero hay ciertos tiempos “normales” como para declarar amor eterno, si acá ya nadie tiene 15 años. Bueno, el hombre que quiere puro casarse, es capaz de decir a los dos días que te ama profundamente, que está enamorado y hasta es capaz de proponerte algo serio hasta con convivencia incluida. Ahora, capaz que sea sincero, pero igual, hay que reservarse el derecho a dudar de tanto amor fulminante.

*Te quiere presentar  a toda su familia (quieras o no)

El hombre que quiere puro casarse, siente que en realidad no tiene tiempo para perder, porque en verdad está desesperado y de verdad cree que si espera mucho, se va a quedar solterón. Así que por lo mismo, a poco andar, incluso cuando ustedes ni siquiera le han puesto nombre a la relación, intenta por todos los medios, en presentarte a la mamá, el papá, la tía, la abuela, la prima, el perro, el gato ¡a todos! Y sin duda, esto es una forma de presión.

*Se instala en tu casa sin siquiera preguntarte

No es en lo absoluto sutil para quedarse en tu casa PARA SIEMPRE, en verdad no ocupa estrategia alguna, simplemente, una noche lo invitas, deja su cepillo de dientes y luego, sin saber cómo, te encuentras con su ropa en tu clóset, su máquina de afeitar en tu baño etc. De pronto, sin saber cómo, te das cuenta que él ya no es visita, sino que vive contigo sin siquiera preguntarte si puede o no hacerlo.

*Te habla de manera incesante de matrimonio e hijos

Ya tiene elegido los nombres que le pondrá a los hijos que tendrán ustedes (sin siquiera preguntarte si quieres o no tener hijos), te comenta cómo le gustaría que fuera la boda, dónde, cuántos invitados, etc etc etc.

*Quiere hacer todo rapidito 

La verdad es que este hombre tiene un sólo objetivo: casarse. No importa con quién, sino lo que le importa es encontrar a alguien que le diga que sí. Por ende, no le pondrá tanto esfuerzo en conocerte, en hacer cosas en conjunto, en verdad todo esto es para él, un mero trámite. Porque lo que él quiere es comprometerse, lo que hace que sus buenas intenciones sean dudosas.

Deja tu comentario!