El síndrome de la novia fugitiva

Historias-en-mis-30

¿Cada vez que algo se pone serio huyes? ¿siempre le buscas defecto a ese hombre especial? ¿pierdes interés rápidamente? Bueno, entonces quizás padeces de este síndrome. Lee esta nota y entérate.

¿Se acuerdan de ese chick flick “Novia fugitiva” protagonizada por Julia Roberts y el guapetón de Richard Gere? Bueno, resulta que en este mundo existen ese tipo de mujeres volátiles, y ojo que no sólo estamos hablando que huyen al momento del dar el gran “Sí”, sino que huyen a penas ven que esa “cosa” que tienen con alguien, comienza a volverse serio.

Así que acá van algunos síntomas de este síndrome que puede parecer muy jocoso en un inicio, pero en realidad es un verdadero calvario para quien lo padece y de pasadita para el pobre personaje que se enamora de esa persona.

*Cuando te sientes muy segura de él pierdes interés

A todas nos gustan que nos piropeen, que nos digan que somos lindas, buenas e inteligentes ¿cierto? Bueno, si eres novia fugitiva también te encanta esto, te alimenta el ego, pero es sólo al principio de la relación cuando se está en la etapa de conquista, porque cuando comienzas a darte cuenta que el hombre está demasiado enganchado, que de verdad piensa todo lo que dice y que no se irá, entonces de pronto, casi de la noche a la mañana, empiezas a encontrar al personaje hostigoso, latero, predecible y pierdes completamente el interés por él.

*Te paralizas cuando él habla acerca de que conozcas a su familia

Estás muy bien con la relación hasta que de pronto, él quiere que el mundo entero sepa de ti, es como si esto hiciera que todo se volviera real y muy serio. Así que evitas este tipo de encuentros sociales, los evitas hasta que no puedes evitarlos más y cuando eso pasa, sales arrancado con sólo lo puesto.

*Boicoteas la relación cuando ves que todo está muy bien

Esto es letal porque de seguro que no lo haces con intención, es algo que haces de manera inconsciente por lo que va más allá de tu voluntad. A penas notas que está todo demasiado bien, que todo fluye, que Love is in the air, que comienzas a sentir cosas importante por esa persona y que más encima él siente lo mismo, cuando te sorprendes esperando sus mensajes y llamados…. ¡Paf! Inventas alguna pelea terrible para boicotear todo lo conseguido, para confirmar lo que tu mente quiere y esto es que lo de ustedes no sirve, no funciona, están mal. Paso siguiente ¡huyes por tu vida! Porque tienes un gran argumento para hacerlo sin culpas.

*Le buscas todos los defectos posibles y si no los encuentras, los inventas

Con tal de salirte con la tuya y huir. No importa que se trata de un hombre bueno, que te quiere ¡no! Debe haber gato encerrado, así que comienzas a buscarle la quinta pata al gato, onda, “es bueno, PERO….. me carga la forma que tiene de comer” ¡cualquier cosa sirve!

*Huyes como las ratas

Como estás tan asustada, no encuentras nada mejor que huir como huyen las ratas, en silencio, de manera muy sigilosa, sin que él se entere. Dejas de contestar sus llamados, lo bloqueas de todas partes, no le abres la puerta, te esfumas mejor que Houdini. No das ninguna explicación porque sabes que no hay explicación para eso. Y esperas pacientemente que él se enfurezca o se aburra, t deje en paz para que puedas decir ¡De la que me salvé, en realidad no me amaba!

*Lo pones a prueba a cada rato

Porque quieres que te falle, suena absurdo ¿quién querría eso? Nadie, pero tú quieres que él te falle de alguna forma para poder huir con motivo. Así que lo pones a prueba, haces cosas que le molestan, que lo enojan, te muestras indiferente, haces de todo con tal de ganar su odio. Y si eso no es suficiente, vas subiendo en la escala de la maldad. Una vez conseguido el objetivo, huyes.

CONCLUSIÓN: Al final, la novia fugitiva no es más que una coraza que nos armamos para que no nos hagan daño, para no sufrir, porque pensamos que si huimos antes, si herimos primero, saldremos ganando. Pero la verdad es que la realidad dista mucho de eso, porque a la única persona que estamos dañando de verdad es a nosotras mismas. Por lo mismo, es muy bueno que tomemos cartas en el asunto, cambiemos nuestro comportamiento lo antes posible, porque así, huyendo del amor, la verdad es que nunca podremos ser realmente felices.

 

 

Deja tu comentario!