El tremendo poder del agradecimiento

Historias-en-mis-30

La mayoría perdemos tiempo y energía  pensando en aquello que nos hace falta o que perdimos. Pero si te cansaste de contar tus miserias, acá te  enseñamos cómo, a través del agradecimiento, puedes cambiar tu vida del cielo a la tierra.

La verdad es que la mayor parte del día nos dedicamos a recordar todo lo que nos falta, a quejarnos por aquello que no tenemos o perdimos y sentirnos mal porque en verdad sentimos que la vida se ha confabulado en nuestra contra para no darnos aquello que tanto anhelamos: un amor, salud, dinero, un trabajo, etc.

Y a veces pasa que la vida nos regala aquello que  tanto queremos, pero resulta que como nunca estamos satisfechas, seguimos alegando y amargadas por aquello otro que nos falta y así nos la pasamos hasta el día en que nos vamos de este mundo. Siempre queremos todo y un poquito más, siempre nos enfocamos en lo negativo,y así,  nunca conseguimos ser felices con lo que tenemos. Triste, pero muy común.

Esto pasa en mayor medida porque no somos agradecidas, o más bien, porque se nos olvida agradecer las cosas buenas que tenemos en la vida. Es increíble, si cada una hiciera un simple ejercicio y contara a la noche todas las cosas buenas que pasaron ese día (grandes y pequeñas), nos daríamos cuenta que casi siempre, el saldo es más positivo que negativo. Siempre pasan cosas buenas, siempre hay razones para agradecer, sólo que estamos tan obsesionadas en lo negativo y aquello que no tenemos que no vemos nada más.

Se tiende  a pensar que las personas felices son más agradecidas, pero es al revés: son las personas agradecidas las que son felices, vale decir, aquellas personas que son capaces de captar todo lo bueno que tienen, que son capaces de valorarlo y dejar de poner tanta atención en aquello que falta.

Si te cansaste de vivir contando miserias, una y otra vez, acá te damos los 5 aspectos del agradecimiento

1-No tiene nada que ver con el dinero ni la riqueza

¿Se han fijado que los países más ricos, con más riquezas son los países con tasas de depresión más altas? ¿Cómo puede ser eso si estamos tan seguras que el dinero ayuda a ser realmente felices? Bueno, ahí está el tema, es esa idea la equivocada. No vamos a desconocer que tener recursos monetarios ayuda a comprar cosas a cumplir sueños, y a viajar. Pero eso por sí sólo no sirve si no aprendemos a entender que el dinero es tan sólo un medio, no es la felicidad en sí. Y por mucha riqueza que podamos acumular en nuestra vida, si no sabemos valorar nada, no seremos felices.

2-Nos ayuda a desarrollar un pensamiento positivo

El agradecer las cosas buenas que tenemos, nos obliga a pensar en ellas y por ende, nos empuja a ver al mundo y a nuestra vida con mayor positivismo y fe. Nos sentimos mejor, nos sentimos  felices al revisar todo aquello por lo que tenemos que agradecer.

3-Fortalece las relaciones con el resto

Es increíble cómo un simple “gracias” puede cambiar el rumbo de las cosas con alguien. Cuando alguien te haga un favor, cuando alguien te diga algo positivo, bonito, cuando alguien te haga reír, cuando alguien tenga un gesto de bondad, hay que decir “gracias”, siempre.

4-Te hace más consciente sobre tu mundo

El ver que todos los días te pasan cosas buenas y mágicas hace que tomes consciencia acerca de esa maravillosa cadena de sucesos mágicos que pasan a cada rato. Tomas consciencia de la importancia de nuestra actitud y comportamiento diario.

5-El ejercicio que podría cambiar tu vida

Esto es lo que aconsejamos hacer todas las noches antes de dormir: Revisa cómo estuvo tu día, ahí te encontrarás con pequeñas y grandes cosas buenas que te pasaron: te llegó un mail que estabas esperando, fue un día soleado, pudiste contactarte con alguien que no veías hace tiempo, tu pelo amaneció hermoso, te salió un trabajo nuevo, te encontraste plata en la calle, en fin. Luego, agradece cada una de estas cosas, agradécele a Dios, al universo, dirige tu energía en quién o en qué creas. Y duérmete con esa sensación, con esa sensación maravillosa que tienes todo para ser feliz, que nada te falta.

Otro ejercicio que puedo recomendar y que es muy bueno, es instalar un centro de poder en tu casa o trabajo. Cada vez que te pase algo bueno, dirígete a ese lugar y di “gracias por tal cosa”, dilo en voz alta si puedes. Te aseguramos que así, liberarás pura energía positiva.

Deja tu comentario!