En qué hay que fijarse a la hora de escoger a una pareja

Historias-en-mis-30

A los 30 años esto no es una tarea fácil, en realidad, es bien difícil, pero a veces los astros se alinean para que podamos volver a construir una relación. Así que acá van algunos tips de en qué hay que fijarse.

Elegir a una pareja no es algo para nada simple, menos cuando transitamos en los 30 años. De hecho, no es broma eso de que a medida que pasan los años, las cosas se van tornando más complejas, bueno, la vida se va tornando más compleja también.

Y esto no pasa precisamente porque nos volvemos más “mañosas” como algunos quisieran hacernos creer, esto es muy básico. Se torna más complejo por la simple razón de que a estas alturas del partido ya sabemos a qué sabe el desamor, ya sabemos lo difícil que es decir adiós, y porque ya sabemos que si vamos a estar acompañadas, lo primordial es que sea una buena compañía, que nos aporte, porque de lo contrario, la vida que ya es difícil, se hace aún más difícil.

Escoger a un compañero de camino no es como ir al supermercado y elegir una marca de té. O al menos, así no debiese ser. Tampoco es tan simple como vitrinear en estas aplicaciones de match o sitios de citas amorosas, donde uno ve la foto del personaje, sus intereses y ¡listo! Ojalá  fuese así de simple, pero no lo es.

Acá no hay eruditas ni sabias del amor, de hecho, nadie lo es. Pero, acá van algunas sugerencias que de acuerdo a mi experiencia, quizás puedan ayudar en algo.

*Debe haber química

Esto es lo más básico de lo básico que no garantiza nada, pero que al menos te hará tener ganas de estar cerca de esa persona, te hará querer verla. Es una cosa de piel que una o siente o no siente. Algunos dicen que se trata del “amor a primera vista”. No sé si existirá tal cosa, pero sí puedo dar fe que existe la química a primera vista. Una vez conocí a alguien, que sin ser el rey de los guapetones, sin cumplir con esos estándares de belleza masculina, me hizo reír y sentirme segura. Fue tal mi impresión de esto, que a los pocos días de habernos conocido y sin que pasara nada, ni besos, ni siquiera una tomada de mano, yo sabía con una certeza desbordante que él sería mi pareja. Y de hecho,  recuerdo que se lo comenté a una amiga que me miró como si estuviese desquiciada. Y les cuento que al mes, ya nos jurábamos amor eterno.

*Ambos deben estar en la misma sintonía

Es difícil que dos personas adultas quieran exactamente lo mismo. Es difícil que ambos quieran construir una relación similar. Pero a veces, los astros se juntan y se alinean de tal forma, que nos encontramos con esa persona que ve el amor de una perspectiva muy similar a la propia, que al igual que tú, quiere establecerse, echar raíces, formar familia, que quiere vivir a concho y sin dudas, un amor bonito, que está dispuesto a arriesgarse. Porque el amor, siempre implica entrega y riesgo. No es fácil encontrar esto, porque muchas veces nos encontramos con personas que si bien una les pueda parecer atractiva, en ese momento, le dan prioridad a otras cosas, trabajo, viajes, etc. O justo una está en otra o una no quiere embarcarse de lleno en una relación. Por lo mismo, la sintonía también es fundamental y ser muy sincera respecto a ella.

*Revisar las acciones más que las palabras

Las palabras se las lleva el viento y las palabras aguantan mucho. Porque una cosa es decir que se quiere una relación estable, que se quiere vivir un amor, y otra muy distinta es tomar acciones respecto a eso. Es muy iluso el creerle a un hombre que te dice que realmente quiere estar contigo, y no contesta tus mensajes o se desaparece de cuando en cuando, te trata con indiferencia o peor, te oculta. Es muy difícil creerle a un hombre que quiere algo serio y de lo único que se preocupa es de llevarte a la cama y ni pregunta cómo estuvo tu día. Lo mismo va para una, una tampoco puede estar pidiendo amor del bueno si uno no se comporta como para recibir amor del bueno. Es básico, pero a veces no todos los entienden.

*Conocer más que su superficie

Muchas veces nos dejamos llevar por la química y por la ilusión del amor. A veces son tantas nuestras ganas de encontrar al indicado que obviamos una serie de alertas que quizás nos indican que él justamente no es el indicado. Por eso, quizás es importante que antes de zambullirnos en una nueva relación, lo conozcamos un poco más. Conozcamos algo de sus defectos,  aquellas cosas en que somos muy diferentes (siempre habrán estas cosas), que no idealicemos al sujeto. Que lo veamos actuar en distintas situaciones y contextos. Si por ejemplo, es un hombre más hogareño que carretero, qué relación tiene con sus padres, qué relación tiene con sus amigos, a qué aspira, cuáles son sus prioridades o pasiones. Y a la vez, dejar que él nos conozca a nosotras también.  Ahora, claramente conocer todas estas cosas, no nos garantiza que la relación vaya a llegar a buen puerto, pero al menos te prepara, te da una panorámica.

*Estar al tanto de algunas de sus historias pasadas

No es que vayamos y hagamos un interrogatorio completo sobre sus amores pasados. No es que nos convirtamos en una FBI y andemos buscando cosas o datos. Pero no es malo saber el tipo de relaciones de amor que el hombre en cuestión ha construido en su vida y por qué han terminado. En general, los humanos seguimos ciertos patrones, no es que siempre terminen las relaciones por un mismo motivo, pero nunca está de más saber qué cosas hicieron que en el pasado él decidiera dar por finiquitada una razón o la razón de sus decepciones amorosas. Porque al final, todos somos frutos de nuestras experiencias y decisiones.

*Confirmar o descartar si él es lo que necesitas en tu vida

Tuve una relación con alguien en un momento en que él era todo lo que yo quería y necesitaba en mi vida. Y aunque llegó a su fin, confirmo absolutamente que él era la persona indicada para mí en ese momento. Las cosas cambian, es cierto,  pero una sabe, al poco andar, si es él es lo que necesitas para tu vida actual, después no se sabe, pero es el presente lo que importa. Y también debes saber si es que una es lo que él necesita para su vida.

Deja tu comentario!