Errores clásicos a la hora de hablar de temas complicados con la pareja

Historias-en-mis-30

Todas las que estamos en pareja nos pasa que hay ciertos tópicos que tienden hacer estallar la tercera guerra mundial. Pero podemos abordarlos desde una manera más estratégica no sólo para evitar conflictos, sino que también para encontrar soluciones.

Todas las que estamos en pareja debemos lidiar con ciertos temas en que simplemente nadie da su brazo a torcer. Pueden ser temas de dinero, de gastos, de comportamientos, sobre los hijos, sobre visiones de vida, metas, y un largo listado más.

Pero todas las relaciones tienen uno o más temas que hacen que hayan peleas, discusiones que terminan en ninguna solución. Lo típico que pasa con esto es que se pelea 1000 veces por lo mismo y la relación tiende a desgastarse, y en el peor de los casos, a terminar.

¿Cómo hacer para hablar con el otro sobre un tema complicado? ¿cómo hacer para que no se ponga a la defensiva o que una misma no termine gritando? Es difícil, pero acá te damos algunos consejos que te pueden ayudar.

*Culpar al otro por todos los males del mundo

Es una práctica muy humana el culpar al otro por los problemas de una y de a dos. “Es que tú no hiciste esto” “es que tú no me escuchas”, es que tú, es que tú y es que tú. Lo único que conseguimos con esto es que la otra persona no se centre en lo que le estás diciendo sino en el hecho que lo estás culpando de todo, lo que considerará injusto y se pondrá a la defensiva.

Lo importante acá es entender que hay diferencias de opinión o de ver la vida. Partir de la base que esa persona no hace las cosas para dañarte o para enojarte. Hay que validar las preocupaciones del otro, aún cuando pueden ser muy distintas a las tuyas. Y así, sólo así se podrá revisar cuál es la dinámica que hace estallar el conflicto, para luego ver de qué  forma se puede llegar a un acuerdo.

*Creerse el dueño de la verdad

El pensar que una tiene la razón y que el otro está completamente equivocado. Si partimos una conversación con esta actitud, lo más probable es que todo termine el pelea. La persona se sentirá pasada a llevar y oprimida. No hay que olvidar que no hay verdades absolutas, simplemente distintas formas de ver las cosas.

*Caer en la ley del hielo

Esto es muy de mujer. Enojarse por algo y luego no hablar por varias horas o peor, por varios días. También está la variante de decidir no hablar más del tema que hace estallar la pelea. Todas estas formas son errores comunicacionales. No sirven de nada, es más, empeoran las cosas porque aumenta los niveles de resentimiento y estrés en la relación. Además, es bastante infantil.

*Buscar el peor momento para hablar

Si vas a hablar de algo que genera cierta tensión, lo peor es hacerlo en momentos inoportunos, donde ves que está ocupado o estresado por algo. Cuando está conduciendo, o en fin, cuando simplemente no atenderá bien a lo que le está diciendo.

*No decir lo que nos pasa

Tenemos clarito que los hombres no son adivinos y que cuando nos preguntan ¿qué te pasa? Y les contestamos “nada”, ellos de verdad piensan que es eso, nada. Si no decimos lo que nos molesta o nos pone triste,  él jamás podrá saberlo. Ahora, lo importante es decirlo de manera correcta y no en un tono desafiante o amenzante, es decir, no hacerlo cuando ya estás realmente podrida.

*No usar términos drásticos

Las mujeres son re buenas para encasillar al otro encasillarnos en algo. Ejemplo: Es que no soy buena pareja o Es que no soy querida, etc. Cuidado con llegar y lanzar estas cosas, porque el otro podría tomarlo también como que no valoras nada de lo que hace. Lo mejor sería decir “trato de ser buena pareja siempre, pero quizás no siempre me resulta bien”.

 

 

Deja tu comentario!