Hombres y redes sociales: ¡Danger, danger!

Son geniales los hombres en las redes sociales, llámese Facebook, Twitter, Instagram, Youtube…. Etc etc etc. De hecho a veces una no sabe si realmente son imbéciles, si piensan que uno no verá el comentario o la imagen o si son simple y llanamente  cara de rajas, como dirían en inglés, they don’t give a fuck. Yo creo que es un poco de todas las alternativas anteriores.

Son muchos los casos ya. Una amiga de una amiga se dio por enterada que su pololeo de 6 años había llegado a su fin gracias a Facebook (la red social le contó a ella que ya no estaba en una relación mientras que él nunca más apareció ni le dijo nada). El caso de otro sujeto etiquetándose en un lugar X cuando había dicho que en verdad prefería quedarse en casa durmiendo, el caso de otro que dice ser soltero pero ¡ups! De pronto aparece una foto de él con otra chica y puros corazones. Ok.

Debo confesar que yo también he sido “víctima” de hombres que no piensan sino que postean. Creo que el peor de todos fue cuando un ex le anunció al mundo que habíamos terminado (bueno, por lo menos yo ya sabía antes que sus trillones de amigos de Facebook, debería sentirme orgullosa, en fin) su posteo fue algo así como: “Amigas, y amigos: quiero contarles que he vuelto a ser un hombre soltero, doy gracias por el hermoso período que viví junto a una mujer maravillosa, pero la vida sigue aunque cueste”. PD: la mujer maravillosa era yo, lo que se le olvidó decir también es que además de maravillosa fui la abandonada, porque al parecer tanta maravilla “lo confundió”.

Hombre-abrazando-un-portatil

Cuando yo leí esto se me paralizó el corazón, porque sí, él me tenía en esa red social aún. Y no había pasado más de una semana desde que él se “confundió” y terminó conmigo. Lo peor es que sus amigos comenzaron a postearle y a ponerle “me gusta”. Sí, hubo gente que le puso me gusta a eso. Otros decían que “nada dura para siempre”, o que “yo sabía que esto pasaría” y otros lo consolaban. De manera paralela, al tener amistades en común, comenzaron a llegarme mensajes por interno de “pésame”. Fue uno de los momentos más amargos de mi 2013 y que hizo que yo terminara puteando al sujeto durante todo el día por mail y que él borrara el comentario nefasto y desubicado.

Jamás pensé que él haría algo así, ya que hasta donde yo sabía era un hombre moderado. Más tarde, me tocó toparme con otro que le encantaba postear cosas misteriosas (es que este se creía vivo), al estilo “es tan linda, me encantan sus fotos, cómo quisiera conocerla”… al increparlo por esto me respondía “¡No! estoy hablando de una casita amarilla que vi por Internet!” ¡Come on! Se la dejé pasar una vez, se la dejé pasar dos veces, se la dejé pasar tres veces. Pero a la tercera, me di cuenta que estaba tratando con un asshole de las redes sociales y que de esos hay muchos, pero muchos. Porque los hombres (y esto es un fenómeno mundial) no piensan, ellos postean. Por ende a la tercera, ya dejó de importar, porque ¡CUIDADO HOMBRES! Eso pasa cuando uno lee y ve demasiada guevada.

Conozco más casos. Como el del que dice que fue a un lugar solo y subió sus fotitos (tierno él). Hasta ahí todo Ok, claro que no contó con la astucia de su invisible acompañante femenina quien le posteó “¡ay me encantó ese lugar!”, luciendo su foto de perfil donde ¡Sorpresa! Aparece en el mismo lugar que él. Y puedo seguir, está el que empieza a jurar amor eterno y de pronto ¡Uy! Lo vemos comentándole una foto a una mujer (de dudosa reputación) que es bella y entregándole todos sus datos telefónicos. FAIL.

Otro aspecto divertido de los hombres y sus comportamientos en redes sociales es que son tan predecibles. Cada vez que a un hombre le gusta una mujer, éste le coloca “me gusta” a todo lo que ella pone, y para qué decir las fotos. Ella coloca “poto” y él es el primero en ponerle me gusta, y en los casos más osados es capaz de comentarle alguna cosa cliché como “linda”, “bella” y hasta media chula como: “mamita rica”. Lo divertido es cuando uno se encuentra con estos especímenes, no falta el que le pone me gusta a una foto de hace dos años. Señores, sean un poquito más discretos no tenemos por qué enterarnos que nos andan sicopateando las fotos. Háganlo pero en silencio. ¿Vale? Dios.

Igual para no ser injusta, también están las minas assholes de las redes. Son esas típicas mujeres que cambian cada dos segundos su foto de perfil, mientras más chula mejor, mostrando harta teta y culo. Son las que cuando andan de “cazería” cada vez que el sujeto X sube una foto, ellas le ponen “¡guapo!”, “¡Rico!” bla bla bla. Y les da lo mismo que ellas estén dentro de varios comentarios similares o que el sujeto esté pololeando. Ellas son las maracas de las redes. Mal.

En fin, puedo seguir hasta mañana con ejemplos, el tema es que si bien por un lado, es desagradable encontrarse con este tipo de sorpresas, yo creo que la tecnología sí nos ayuda en el sentido de que gracias a ella y la estupidez de muchos, sabemos rápidamente con quién estamos lidiando, porque estoy segura, muy segura, que ellos harían lo mismo sin las redes, sólo que lo harían a escondidas y nosotras capacito que nunca nos enteraríamos. Y yo, siempre he preferido la verdad antes que vivir en una burbuja.

Así que señores, sigan posteando no más que nos hacen un flaco favor. ¡GRACIAS!

Deja tu comentario!