Ideas para cambiar tu realidad

Historias-en-mis-30

Si no te gusta tu vida, si encuentras que en verdad no estás en el lugar donde debieses estar, si estás aburrida, si necesitas de algo nuevo, entonces acá te damos algunos ejercicios que pueden ayudarte a encontrar tu camino.

La vida es alto y bajos, son momentos buenos y momentos malos. Es reír, llorar, disfrutar y sufrir. Es una mezcla de todas estas cosas, porque la vida nunca es totalmente feliz ni tampoco totalmente infelicidad. Todo lo que  sube, baja y todo lo que baja va a subir.

Y si estás en ese momento bajo, de  seguro que con lo único que sueñas es con volver a subir, volver a reír a carcajadas,  volver a sentirte feliz.

Puede que te sientas impotente frente a  tu realidad, puede que sientas que las cosas malas que te están pasando en este momento están totalmente fuera de tu control, pero no es así. ¿Sabes por qué? Porque una es constructora de nuestra realidad. No es un cliché, no es una  frase para una linda postal, no es algo que te decimos para que te sientas mejor o para que te dé ánimo, es una verdad, una certeza.

Es cierto, las cosas malas no las pedimos ni las andamos buscando conscientemente, de eso no nos podemos responsabilizar, pero sí es nuestra responsabilidad el volver a crear una realidad que es de nuestra talla. Acá te damos  algunas ideas de cómo lograrlo.

*Detecta qué es lo que te tiene mal

A veces andamos tan negativas que encontramos todo malo, pero eso no posible. Así que lo primero que tienes que hacer en sentarte, relajadamente, cerrar los ojos y pensar en todas esas cosas que no te gustan de tu vida. Identifícalas, y si lo crees necesario, haz una lista con estas cosas. Ejemplo: No me gusta el sueldo que gano, no me gusta cómo tengo el pelo, no me gusta mi jefe, etc etc etc.

*Detecta qué es lo que sí te gusta de tu vida

No podemos pedir sin ser agradecida por lo que tenemos. Así que nuevamente, cierra los ojos, relájate y piensa en todas las cosas que hoy tienes en tu vida y que te hacen muy feliz. Haz una lista aparte con estas cosas.

*Cambia tu actitud

Cuando las cosas andan mal en nuestra vida, nosotras las mujeres, tendemos a obsesionarnos con ellas. Estamos todo el día sintonizadas con aquello que no nos gusta, que quisiéramos cambiar, con todo lo negativo. Y tendemos a quejarnos todo el santo día en silencio y en voz alta. Esto, no sirve de nada, o sea así, tan sólo de llenarnos de malas vibras y seguir atrayendo lo malo, alejando lo bueno y las nuevas oportunidades. Hay que aprender a cambiar de actitud, hay que sonreír, aún cuando no tengamos ganas de hacerlo. Porque sólo así vamos a elevar nuestra vibración energética y comenzaremos a ver el camino que debemos tomar. Todo el resto, nos estanca.

*Visualiza lo que quieres que cambie

La mente es nuestra arma más poderosa. Así que un buen ejercicio es que todas las noches, cuando estés acostada y tranquila, antes de dormir, repases en tu mente todo lo que no te gusta y visualices cómo te gustaría que fuera  tu vida. Imagina bien todo, el lugar, las sensaciones, cómo te sientes, todo, haz que sea lo más real posible. Porque si uno lo puede soñar, si uno lo puede imaginar, es porque uno lo puede volver  realidad. Verás cómo lentamente la vida te comienza a brindar oportunidades para realizar todos esos cambios.

*No te preocupes más, ocúpate

No todo puede quedar en rezos, peticiones al universo y en nuestro imaginario, tenemos que ocuparnos de nuestros sueños de una vida mejor. En vez de ocupar todo el día en quejarte y pensar cosas negativas, ocupa tu tiempo encontrando vías de escapes, soluciones. Siempre las hay. SIEMPRE. Si no te gusta tu trabajo, entonces busca trabajo con fe, hace conexiones con personas que podrían ayudarte, sale, comparte, conoce más.

SI no encuentras nada que se ajuste a ti entonces, quizás lo tuyo sea otro camino, sea armar tu propio negocio, emprender. No todas nacimos para trabajar para otros, no todas nacimos para estar en una oficina 9 o más horas, cumplir horarios y tener un jefe. Algunas nacimos para ser dueñas de nuestros sueños y tiempo.

Si no te gusta tu relación de pareja, no te la pases quejándote frente a tu pareja, más aún, cuando ya has probado y contra probado que esa fórmula no sirve de nada. Piensa bien si quieres seguir con esa persona o si por el contrario, logras visualizar una mejor vida para ti sin esa persona. Si te das cuenta de esto último, es normal sentirte triste y apenada, nostálgica por aquello que alguna vez sentiste, pero nadie puede vivir con alguien sólo por el recuerdo de lo que fue. No se puede vivir en el pasado. Toma una decisión. Esto, por doloroso que pueda ser, pasará y será mucho mejor que alargar una situación que no tiene vuelta atrás. Ahora, si por el contrario, crees que tu relación puede mejorar, entonces haz que mejore, pero parte por ti, no esperes que el otro se transforme en algo que quieres. Cambia tú primero y evalúa.

Sin importar cuál sea la realidad que quieras cambiar, recuerda que siempre hay formas para hacerlo. La vida todos los días nos brinda opciones, lo que pasa es que a veces estamos muy agotadas o negativas para verlas. Abre los ojos, para  tus antenas y deja de mirar atrás.

 

Deja tu comentario!