Los 5 mandamientos para bajar de peso

La-dieta-Detox_diaporama_550

Si estás pensando en ponerte a régimen para bajar de peso, mejor lee esto antes para lograr tu objetivo de manera inteligente y sana.

No seas Dieta- obsesiva: No hay que confundir ser disciplinada con ser obsesiva. Si bien la línea es muy delgada es importante que sepamos controlar nuestra ansiedad para que ésta no nos controle. ¿Cómo? Simple. Si quieres bajar de peso, tienes que cuidar tus hábitos alimenticios, comer sano, beber harta agua, hacer ejercicios, pero no andar contando las calorías de cada alimento que ingieres. Tampoco te peses todos los días, eso sólo aumentará tu ansiedad y es posible que te frustres antes de tiempo. Pésate pero una vez a la semana. Sé perseverante, pero no te vuelvas loca en el camino para  tener un cuerpo más delgado.

Bebe mucha agua: Los expertos hablan de 2 litros al día. Para quienes no están acostumbradas a tomar tanta agua esta cantidad parece ser media exagerada, pero no lo es. Al final te acostumbras (volvemos al punto anterior, el ser disciplinada). Los beneficios de estos son múltiples, se te hidrata la piel, tu pelo adquiere más brillo y te provoca saciedad, por ende comes menos. Se aconseja beber una vaso de agua media hora antes de cada comida, así se llega con menos hambre al momento de comer.

No comas sólo porque algo es rico: El cuerpo es muy, pero muy sabio, éste solo pide comida cuando en verdad es momento de comer, si prestas atención es muy posible que estés comiendo de más no por hambre, sino que por gula, vale decir, sólo porque algo te parece muy sabroso o también por ansiedad.

No dejes de comer: Nosotras, las mujeres, por lo general cometemos el error de pensar que si cerramos la boca (como se dice popularmente) vamos a quedar súper delgadas y fabulosas. ¡ERROR! Para bajar de peso, justamente hay que comer, y no a veces, o un poquito, sino que cada 3 horas. Claramente que no comida chatarra, sino frutas, verduras, tomar agua etc. El cuerpo como es sabio, si no ve que está recibiendo ningún tipo de alimento por mucho tiempo, entiende que está en un estado de “guerra” por así decirlo, y que debe “guardar”, por ende todo lo que comes se convierte en grasa. Y por ende…. ¡subes de peso! Además dañamos a nuestra metabolismo.

Hace ejercicios: Y cuando hablamos de ejercicios no nos referimos ni a esos electrodos mágicos que se promocionan  y que te forman unos oblicuos divinos mientras comes y ves tele,  ni a esas pastillas mágicas con que supuestamente bajas 10 kilos en un mes comiendo lo mismo, estamos hablando de ejercicios reales como: caminar, trotar, bailar, andar en bicicleta, ir al gimnasio etc. Los ejercicios –  al igual que la dieta – deben ser equilibrados y constantes. Por ejemplo, no sacas nada con bailar zumba hasta la muerte y luego zambullirte un combo. Hay que ser consecuente.

Bonus track

Disfruta la vida: Muchas mujeres con tal de bajar de peso se someten a unas dietas que más que dietas, parecen castigos. Está bien comer sano, pero también la idea es disfrutar lo que comes, por eso es importante elegir la comida saludable que te parece más rica. Lo otro, y quizás sea políticamente incorrecto decirlo, pero es la verdad:  para bajar de peso no hay que comportarse como esclava. Vale decir, si te sales de la dieta 1 vez a la semana con alguna golosina o con un plato de comida que te gusta mucho, no te mortifiques. Tampoco se trata de comer por todos los otros días que comiste más sano, pero darse unos gustitos jamás estará  mal. La vida es demasiado corta para privarse siempre de aquello que nos gusta.

Deja tu comentario!