Mamás radicales: el nuevo fenómeno maternal chileno

Historias-en-mis-30

Con los años la llamada “crianza respetuosa” ha ido tomando  fuerza no sólo en Chile, sino que en muchas partes del mundo. Pero lamentablemente hay un segmento de quienes abrazan esta forma de cuidar al bebé que se ha radicalizado al punto de criticar y apuntar con el dedo a toda madre que no se adhiere a sus cánones. Acá te contamos un poco más de este fenómeno.

Voy a partir anunciando que la que escribe esta nota no es mamá aún, por lo que todo lo que puedan a leer a continuación proviene de una acuciosa observación sobre lo que se habla, lo que se lee y lo que se escribe sobre la maternidad.

Desde hace ya un par de años se ha ido imponiendo con bastante fuerza no sólo en Chile, sino que en muchas partes del mundo, una tendencia que se ha denominado- por lo menos por estas latitudes- como “crianza respetuosa”.

¿Y qué es esto? En palabras muy acotadas es un método o mejor dicho, es una filosofía de vida, que lleva a las mamás a siempre a ponerse en el lugar del niño por sobre todas las cosas, incluso sobre ellas. Con esto, no estoy juzgando, tan sólo estoy exponiendo esta forma de criar a los niños.

Es siempre ponerse en el lugar del niño, tratar de entenderlo, darle cariño a ultranza, y darle todo lo que necesita. Suena súper, suena lógico, suena bien, pero debo decir que tiene un lado muy oscuro, o más bien, hay mamás que  lo han radicalizado y lo han transformado en casi una doctrina, una especie de grupo que si no perteneces a él  o no comulgas con algunas de sus ideas, simplemente quedas fuera y tachada de “mala madre”.

Quizás dentro de sus decretos más debatibles es su apoyo ferviente a la lactancia materna. Todas sabemos a estas alturas de la vida que lo mejor para un bebé es la leche materna, tiene los nutrientes necesarios y ayuda a que el niño obtenga toda la inmunidad que necesita.

Sin embargo, no todas las mujeres pueden darle leche a sus hijos y puede  ser porque no cuentan con la leche suficiente, o porque simplemente no tienen leche o porque –y es acá donde saltan las más radicales- simplemente no quieren dar pecho, ya sea porque les duele, les molesta o porque no tienen tiempo. No hay que olvidar que hay mujeres que son las únicas sostenedoras del hogar, por lo que deben salir a trabajar lo antes posible post parto.

El  grupo más radical de estas mamás, que abrazan la crianza respetuosa, apuntan con el dedo a estas otras mamás, ya que sugieren que se le debe dar pecho al niño bajo la fórmula de la libre demanda. O sea, no importa cuántas veces tengas que hacerlo, dónde tengas que hacerlo o hasta qué edad tengas que hacerlo (incluyendo los tiempos en que al niño le empiezan a salir sus primeros dientes y por ende, muerde), la madre debe ser capaz de darle pecho hasta que el niño quiera. Porque así además lo estipulan los pediatras y la misma OMS. Y porque sólo así el niño se desarrollará en un ambiente de  amor, seguridad y se generará el famoso apego de lo que tanto se habla.

Si bien es cierto, que hay especialistas que lo recomiendan, no hay que olvidarse que la OMS lo aconseja, pero cuando se trata de madres de países subdesarrollados, en donde no hay recursos para darle al niño otras soluciones y es por eso que acá se recomienda la lactancia prolongada, ya que esto puede salvarle la vida a un niño.

De lo contrario, sugiere la lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses de vida del bebé y que  se puede alternar con otros nutrientes hasta los 2 años. Nótese la palabra: “sugiere”, no impone. Además, hay que recordar que hay estudios que indican que la leche materna después de los 6 meses no nutre igual que al principio y que la lactancia prolongada también puede afectar negativamente el desarrollo normal de la mandíbula y dentadura del niño. Además, se ha visto que también esto podría afectar el proceso de deglución del pequeño.

La mamadera y la fórmula son altamente criticadas. Es tanto así que actualmente existen una serie de comunidades en Facebook y sitios web que abogan por esta llamada crianza respetuosa. Pero también, en el otro bando, se pueden encontrar comunidades que se rebelan ante esto, pero lamentablemente también a punta de pistola. Este grupo, crítica ferviente a lo que llaman las “tetanazis” o “mamás perfectas” por abrazar sus ideales e incluso pregonan que las mujeres que dan pecho y que aseguran que se sienten felices por hacerlo, en realidad mienten, ya que la acción no tiene nada de romántica o maravillosa, como se intenta hacer creer, que por el contrario, es altamente desgastante y sacrificada.

Al final, sentimos que todo esto se traduce en una guerra entre mujeres por imponer su opinión de cómo es mejor criar y alimentar a un bebé. No hay puntos intermedios. No está la idea de que cada mamá hace lo que cree que es mejor para su hijo y para ella también. Es como si de  alguna forma hubiese una tiranía de la famosa “teta”.

Y lamentablemente esto conlleva a que existan muchas mujeres que se sientan culpables por no cumplir con los cánones que indican estas ideas que se lanzan como si fueran verdades absolutas, cuando en realidad, no existen verdades absolutas en nada en esta vida. Hay mujeres que  padecen de grandes dolores físicos por amamantar a su bebé, que la pasan mal, hay otras que  por no contar con la leche suficiente, se sienten castigadas por algún ser divino, como mamás poco eficientes. Y otras que lo hacen, no tanto por gusto, sino porque con esto, se ahorra bastante dinero, porque no hay que olvidar que las fórmulas o los rellenos son caros y no todas cuentan con los recursos para ello.

En fin, nosotras, como blog, jamás abrazaremos causas radicales, ni por un lado ni por el otro. La maternidad sin duda es algo complejo de por sí, demasiado, como para que una más encima tenga que ser juzgada por hacer algo o por no hacer lo otro.

Lo más recomendable es  siempre es estar informada sobre las distintas posibilidades, asesorase por especialistas y no por un grupo de Facebook y ver qué es lo que al final te hace más feliz y a tu hijo. El resto, es sólo llenarse de especulaciones y juicios.

 

 

 

 

Deja tu comentario!