Qué hacer con un corazón roto

Historias-en-mis-30

Quizás más de alguna que está leyendo esta nota se siente así, con un corazón roto. Y un corazón roto, duele, duele hasta físicamente. Un corazón roto no nos permite pensar bien, claramente, y no nos permite en muchas ocasiones tomar decisiones coherentes y sabias.

Hay una canción muy bonita de los Bee Gees, que después tuvo su buen cover, llamada “How can you mend a broken heart”, que traducido al español sería algo así como ¿Cómo puedes recomponer un corazón roto?

Quizás más de alguna que está leyendo esta nota se siente así, con un corazón roto. Y un corazón roto, duele, duele hasta físicamente. Un corazón roto no nos permite pensar bien, claramente, y no nos permite en muchas ocasiones tomar decisiones coherentes y sabias.

Sin embargo, padecer de un corazón roto no es tan terrible como uno pudiese pensar, aún cuando uno quisiera arrancárselo de cuajo con la esperanza de que deje de doler. Padecer de un corazón roto significa que entregamos, que nos arriesgamos, que dimos amor, que confiamos, que creímos, que regalamos una parte de él porque quisimos, porque pudimos. Y haber hecho todo esto implica que estamos vivas y que si bien, puede que nos demoremos un poco en sanar nuestro abollado corazón, llegará el día en que eso pasará y seremos capaces de volver a entregar.

Pero mientras tanto ¿qué hacer con él? Bueno, como yo tampoco he estado ni estoy exenta a que me rompan el corazón, acá van unos muy humildes consejos, que quizás puedan ayudar a quienes transitan por ese proceso.

*Debes dejar que suela

Suena masoquista, pero es una inversión a mediano o corto plazo. Lo peor que podemos hacer es enterrar el dolor provocada por una pérdida o una decepción, por una promesa incumplida, por el fin del amor. Hay que llorar, hay que dejar que la herida sangre hasta que ya no sangre más. Hay que sentir en plenitud ese dolor, llorar en todos los lugares donde quieras llorar, despedirte, gritar, pensar, en voz alta y en silencio.

*Debes entender que es parte de la vida

Un corazón roto no es una situación excepcional que sólo te pasa a ti. Esto le pasa a la gran mayoría (por no decir a todas) las personas, hombres y mujeres, de todas las edades. Esto no es algo que sólo te pase a ti por mala suerte, por karma, porque la vida es injusta etc. El entender esto te hará sentir un poco más acompañada en el camino, esto es parte de lo que significa amar y vivir.

*Siempre hay una lección

Todo corazón roto deja una lección, una lección que podemos ocupar tarde o temprano en nuestras vidas. Nada de lo que vivimos es al azar ni casualidad, todo tiene una razón de ser y la misión es que crezcamos, que nos superemos, que aprendamos, que maduremos y evolucionemos.

*Todo corazón roto sana

Esto es una realidad, a veces nos tardamos un poquito más de lo presupuestado, pero siempre sanamos, siempre volvemos a enamorarnos, volvemos a ser felices. Nunca hay que pensar que quedamos así, rotas, quebradas, bloqueadas. Ahora, también es parte de nuestro trabajo personal, sanar lo antes posible, porque la vida es muy re corta para lamentarse demasiado tiempo por algo, por importante que haya sido.

*Nadie sanará tu corazón por ti

Esto no es una novela rosa, es la vida misma, por ende, pretender que otro amor te sanará el corazón, puede agrandar la herida. La única persona que pueden sanar tu corazón, eres tú, ahora claramente si llega en el camino un nuevo y mejor amor, ¡súper! Pero no es responsabilidad de la otra persona tomar y pegar los pedacitos de tu corazón. Porque si hacemos eso, podemos salir más trasquiladas de lo que ya veníamos. Tú tienes ese poder, nadie más que tú.

Deja tu comentario!