Razones clásicas por las que las relaciones de pareja se terminan

Historias-en-mis-30

Son muchas, pero acá van unas muy frecuentes que ponen el amor en jaque.

Claramente resulta imposible anotar en una sola nota todas las razones por la que una pareja puede terminar una relación. Todos somos distintos y nuestros límites también son distintos, por lo que para mí algo puede ser detonante de un quiebre, para otro, puede ser algo menor o incluso una situación sin importancia.

Sin embargo, hay ciertas situaciones que pueden suceder en el interior de una relación y que tiende a matarla. Acá van 6.

1-Pareja dispareja

Cuando una se junta con alguien para formar pareja, una de las cosas más ricas es que cada uno pueda complementar con lo suyo. Por ejemplo, si uno de los dos es más desordenado, y el otro más esquemático, se pueden sacar cosas positivas. Sin embargo, los extremos siempre tienden a provocar problemas y hay diferencias y diferencias. Por ejemplo, una persona muy sociable que se empareja con alguien muy reservado o tímido, que no le gusta compartir demasiados momentos sociales, o alguien que ama el lujo que está con quien es más bien austero y que prefiere ahorrar, etc. Este tipo de situaciones si no se saben manejar y negociar bien, tienden a generar quiebres.

2-Uno ama y el otro no se la juega

Hay que partir de la base que en el mundo ideal, lo que se busca es que dos personas se amen con la misma intensidad, pero en el mundo real, esto no siempre pasa, lo que no implica que esté mal ni bien. En el mundo real, siempre hay una persona que está más enganchada de la relación y del otro. Sin embargo, cuando esto es demasiado notorio, vienen los problemas. En el sentido de estar en una relación donde una siente que da el 200% y el otro, con suerte 50%, que no se la juega, que siempre duda, que no está muy convencido de lo que hay y de lo que siente. Es agotador.

3-Diferencias económicas

Cuando uno gana mucho más que el otro, tienden a haber problemas. El dinero es poder y por ende, muchas veces quien tiene una renta más alta, puede sentir que es quien manda en relación o que el otro, no está a la altura. En el día a día, esto se puede ver cuando el que gana más tiene ganas de hacer muchas cosas (que implican altos gastos), pero el otro se niega, porque no tiene ese dinero, no le alcanza. Ahora, hay parejas que logran superar esto y entienden que lo importante es apoyarse mutuamente, pero no es tan fácil.

4-El ex o la ex sigue presente (y a veces vigente)

La intromisión de alguien de un amor pasado de algunos de los miembros de una pareja, siempre tiende a ser una razón para alistarse en el campo de batalla, más aún cuando vemos que nuestra pareja no es indiferente a esta persona o que no pone límites.

5- Incompatibilidad sexual

El sexo también puede ser un detonante de un quiebre en una pareja cuando se convierte en un problema más. Hay personas que son más ganosas que otras, también están quienes le dan mucha importancia al sexo, mientras que otra, no tanto. Hay quienes les gusta el sexo rudo, en cambio a otras, les gusta el sexo suave y romántico, etc. Si bien es cierto que todo es conversable, negociable y todo estilo erótico se puede ir combinando, también es cierto que esto no es fácil, ya que se requiere de mucha confianza, complicidad y comunicación.

6-Infidelidad / deslealtad

Cuando entra a jugar una traición en una relación, el terreno se pone bien jabonoso.  Pero no solo es necesario involucrarse sexual o amorosamente con un tercero para poner en jaque la confianza en una relación, también hay deslealtades que duelen de manera mortal, por ejemplo, el sentir y ver que tu pareja prefiere a otra persona, que prioriza otras cosas, etc.

7-Yo-Yo

No hay nada más agotador que tener a una pareja egocéntrica, una que habla todo el tiempo de sí misma y que sólo se preocupa de ella. El egoísmo y la falta de empatía por el otro, también tiende a matar al amor.

8-Ser papás y dejar de ser pareja

Yo aún no soy mamá, por lo que no puedo decir que tengo esta experiencia, pero he escuchado historias de amigas que han sido mamá y que retratan lo complicado que muchas veces es compatibilizar la vida de papás con la vida de pareja, en especial cuando el hijo es pequeño. Muchas parejas tienden a olvidarse que son parejas para abocarse exclusivamente al hijo. Ahora, si bien es cierto que los bebés son demandantes y requieren de atención, lo más saludable es que de a poco, la pareja pueda ir armándose de nuevos espacios de intimidad para poder permanecer unidas desde un ámbito amoroso y erótico.

Deja tu comentario!