Razones para hacer un cambio de vida este año

como_empezar_a_cambiar_tu_vida

Los cambios siempre dan miedo, ya que es mucho más cómodo mantenernos en nuestra zona de confort aún cuando no seamos felices en ella,  aún cuando soñemos con cosas distintas para nuestra vida. Sin embargo, hay momentos en que la vida te empuja para hacer transformaciones radicales. Acá, algunos motivos para realizarlos, sin dudas y con mucha valentía, ¡vamos!

No te gusta tu trabajo: Quizás nuestros padres o nuestros abuelos podían permanecer 30 o más años en un trabajo, ya que esto era considerado como señal de estabilidad y prestigio, pero las cosas han cambiado. De hecho estudios indican que 5 años es lo máximo que una persona debería estar en un trabajo o cargo, ya que después de esto, se tiende a marcar el paso. Y eso es normal, porque así somos los seres humanos cuando tocamos techo en algún lugar. El trabajo es el lugar donde más horas pasamos de nuestras vidas, incluso – lamentablemente – es mucho más de lo que pasamos con nuestros seres  queridos. Por ende, si no es de nuestro agrado, continuar en un lugar así, es masoquismo, nos enferma, nos hace daño. Si estás en esta situación, tienes que tomar el toro por las astas y buscar una nueva oportunidad laboral o convertirte en emprendedora. Haz algo que te apasione, que te haga feliz. Muchos te dirán que no puedes, que está muy difícil hoy el mercado laboral, pero no te hagas cargo de los miedos ajenos, haz lo que te indique el corazón. ¡Arriésgate!

Tu relación de pareja te hace daño: A veces generamos relaciones que incluso habiendo amor, nos hacen daño. No importa si es un daño físico y/o sicológico. Si lloras más de lo que ríes, si ese amor te angustia, te provoca insomnio, pena, miedo… debes dejarlo. Nunca es tarde. NUNCA. Nadie dice que será fácil, por el contrario, te advertimos que probablemente será muy difícil, pero se puede salir adelante SIEMPRE. Aférrate a tus sueños, a las cosas que quieres, a tu hijo, a lo que sea (siempre hay algo), termina esa relación y sale adelante.

Alguien te hizo mucho daño: Cuando alguien nos hace daño, nos estafa, nos miente, no sólo duele, sino que da mucha rabia. Hay una parte de la rabia que es un motor que puedes convertir en creatividad, que puedes convertir en ganas de avanzar y dejar esa situación atrás, pero hay otra parte de la rabia que  nos llena de odio, miedo, de sentimientos negativos y tristes. Si estás en esta situación, piensa en esto, si esa persona te hizo un mal, ese es problema de esa persona, tú no has hecho nada, por ende, todos esos sentimientos negativos que sientes son de esa persona, no tuyos, que se las arregle, y suerte para él o ella. Suelta la rabia, y sigue adelante, porque al final del día la peor venganza es que tu enemigo te vea sonriendo feliz.

Estás enojada con tu familia: A veces nos molestamos  con nuestros papás o hermanos. Independiente si es que tienes o no razón para estar molesta, la verdad es que este tipo de distanciamientos, por lo general, hacen daño. En estos casos es mejor dejar de lado el orgullo, y hacerle un F5 a la relación con  nuestra familia. Ellos no estarán siempre y hay que disfrutarlos en vida.

Estás rodeada de gente malintencionada: Pasa mucho, especialmente en los lugares de trabajo donde los egos y la competencia tienden a ser protagonistas de las oficinas. Si es tu caso, lo mejor  que puedes hacer es intentar enfocarte en ti, hacer oídos sordos a los rumores de pasillo, alejarte de quienes te quieren hacer daño, rodearte de quienes sí son buenas personas y cuando se acerque esa persona tóxica, regalarle una enorme sonrisa para hacerle entender que no puede llegar a ti.

Quieres tener un hijo pero tienes miedo: Traer una vida  a este mundo no puede ser algo fácil. Son muchas las inquietudes que te asechan ¿seré una buena madre? ¿nacerá sano? ¿él será un buen papá? ¿nuestra relación será lo suficientemente fuerte para tener un hijo? ¿y si me abandona? Etc etc etc. Es normal, pero lo que tienes que hacer, si es que realmente quieres ser mamá, es buscar en ti, en tu corazón, la respuesta  a eso, o mejor aún, hacerte la pregunta del millón ¿qué harías si no tuvieras miedo? Ahí está la respuesta.

Tienes ganas de viajar y hacer algo extraordinario: Que te puede ir mal, que puedes quedar en la calle, que puede que no te resulte, que puede que termines en la máxima pobreza…. Es común escuchar decir a las personas este tipo de cosas cuando alguien menciona que quiere hacer un cambio de vida y radicarse en otro país o viajar por el mundo. Las estadísticas indican, que aún cuando no ha resultado exitosa esta aventura, esta aventura es exitosa, porque viajar, conocer el mundo, es lejos la mejor inversión del alma que hay. QUE NADIE TE DIGA LO CONTRARIO.

Quieres ser tu propia jefa: Porque te aburriste de trabajar por los sueños de otro. Válido, y también muchos te dirán que estás demente, que vas a perder plata, que eres soñadora, que no seas loca y no sueltes ese trabajo miserable que te da de comer… Si todos hiciéramos caso de esto, no habrían existido personajes como Steve Jobs, Bill gates y Albert Einstein, y aún viviríamos en una cueva. Como todo en la vida, esto implica un riesgo, pero tienes que preguntarte si es que te conformas con dejar pasar esa oportunidad, total ¿qué es lo peor que podría pasar? ¿Qué no resultara? La vida da mil millones de oportunidades para volver a empezar. No hay que tener miedo, y mucho menos, no hay que permitir que el resto te meta cuco, porque muchos lo hacen para retenerte y para convencerte que sólo eres una oveja más del rebaño. MENTIRA.

Deja tu comentario!