Señales que gritan que no te quiere (o no te pesca ni en bajada)

historias-en-mis-30-282x300

A sintonizar: mujeres psyco, obsesivas, porfiadas como burro, masoquistas y demases.

Cuando uno comienza a conocer a alguien, empiezas a salir con esa persona y a descubrir su mundo, siempre llega ese momento en que uno intuye si es que el personaje en cuestión hace o no clic con nosotras.

Ahora, claro, a veces la porfía o el miedo a estar sola nos ganan y terminamos generando un lazo afectivo con alguien que de verdad no tiene nada que ver con nosotras, o peor, que nos hace mal.

Señales de alerta

Te lo dice: En nombre de la “sinceridad” y para dejar las cosas claras y las conciencias limpias, a veces nos dicen “yo te tengo mucho cariño, pero no te amo” o “te quiero pero no estoy enamorado de ti”. Sí, esas cosas pasan, y cuando pasan una en vez de quedarse con cara de plop o pensando que sólo es cosa de tiempo para que el personaje nos ame, hay  que agarrar las pilchas, vestirse e irse.  Más vale sola que con un pastelazo ¿no?

Te hace daño: Todas y todos hemos herido alguna vez a quienes más queremos, porque nos equivocamos y porque somos humanos, pero eso es una cosa y otra es hacer cosas a propósito para lastimar al otro y ser tóxico. El abanico es bien amplio: golpes, palabras hirientes,  faltas de respeto, sicopateo, manipulación, crueldad,  celos enfermizos,  mirar a otras mujeres delante de tuyo, infidelidad etc.

No te busca: En tiempos de los amores modernos,  tomar la  iniciativa, llamar, buscar, escribir, está Ok, pero hay que leer la letra chica que dice “NO TODO EL RATO”. Un hombre que no te busca jamás o que espera que siempre una lo haga es porque no tiene mucho interés, eso o es un pelotudo, cualquiera sea la razón, el personaje no sirve.

No quiere conocer a tu gente:   Vale decir, se muestra  reticente a conocer tus amigos, familia, compañeros de trabajo y a la vez que  conozcas a gente de su mundo.

Hace planes sin ti: Piensa en viajes sin ti, irse a trabajar al Medio Oriente sin ti, en proyectos donde tu ni apareces. Simplemente no estás en sus planes ¡convéncete!

Desparece de vez en cuando: El galán es todo un Houdini. Un día está en tu casa y luego ¡paf! ¡abracadabra! Desaparece hasta una semana después ¿a dónde andaba? Él te dice que “por ahí”. Ese hombre simplemente no está ni ahí.

Evita momentos a solas: Esta es la situación: él te encanta, realmente te gusta mucho. Así que un día, sacas toda tu valentía y lo invitas a salir, él accede ¡sientes que mueres de felicidad! Hasta que ese día él llega con dos amigos más. Ok. Cosas de la vida, piensas. Lo invitas de nuevo, dice que bueno ¡ahora sí que sí! Y él te pregunta si es que acaso puede invitar a una amiga. Señorita, la señal está más que clara, ¡no le interesas en el sentido amoroso!

Sólo es cariñoso es privado: Porque lo que es en público, es todo un patán, más aún cuando está con sus amigotes haciéndose el súper macho ¡ni te pesca! Observa bien si esto pasa siempre, porque si es así, hay algo que no está bien.

Para que estén juntos tú eres la que se tiene que mover: Porque él no moverá un dedo por ti. Tú tienes que correr, cambiar de ciudad, de país, de amigos, de color de pelo, de familia, de trabajo, trasladarte, gastar plata, invertir tu alma y riñón en esa relación. Hay mujeres que lo hacen y efectivamente consiguen el que consideran como el gran pescado, pero ¿es porque el hombre te quiere o porque les parece cómodo el que les todo en bandeja? Ojo, siempre el amor debe ser a la par.

 

 

Deja tu comentario!