Síntomas que indican que aún sigues enganchada a tu ex

Historias-en-mis-30

Atroz, pero es una realidad que no es tan poco frecuente. A veces pasa que no podemos dar vuelta la página y seguimos ahí esperando por él o peor, esperanzada que algún día él volverá de rodillas a rogar por nuestro perdón y amor.

Lo sabemos, es nefasto, pero a veces pasa que no logramos dar vuelta la página como corresponde, ya sea porque amamos mucho al personaje, porque depositamos todas nuestras ilusiones de niña en él o porque simplemente no nos conformamos que todo haya terminado o que ya no nos amen.

Una vez escuché decir a una amiga que seguir enamorada del ex es como padecer de Síndrome de Estocolmo, ustedes saben, ese trastorno sicológico que se genera cuando alguien se enamora de su secuestrador o torturador. Y es cierto, hay un poco de eso, hay un poco de masoquismo en seguir atada emocionalmente a alguien con el que ya no tenemos una relación.

Como sea, es importante para poder liberarnos de esto, que seamos muy sinceras con nosotras mismas y revisemos si efectivamente seguimos enganchadas o no. Acá, algunos síntomas.

*Sigues pendiente de él: Si lo tienes en redes sociales, sigues revisando su perfil en FB, sigues viendo sus horarios de conexión en Wasap, sigues “sapeándolo”, quién le pone me gusta, quién le comenta, a dónde anda, si está feliz o no, etc. No logras desprenderte de él en ese sentido.

*Sigues hablando de él: Cada vez que tienes la ocasión, hablas de él ya sea en buenos o malos términos con amigos, con familiares y hasta a veces sola. Es casi como que si siguiera en tu vida, el problema es ese “casi”, porque ya no sigue en tu vida.

*Te sigue doliendo  lo que pasó: No encuentras confort ni resignación ni mucho menos perdón. Te duele aún la herida que te dejó y no hay caso, sientes que no hay forma de dar vuelta la página.

*Aún mantienes el contacto con él: O sea, no tiene nada de malo ser amiga del ex, siempre y cuando todos los temas entre los dos estén saldados y que ambos estén muy claros que es eso, sólo una amistad. Además, esto suele darse después de que ha pasado mucha agua bajo el puente y no de la noche a la mañana como una quisiera.

*Lo tienes idealizado: Tiendes a comparar tus nuevas relaciones de pareja con lo que viviste con él y siempre sale ganando, onda “él no habría hecho eso o sí habría hecho tal cosa”, “con él yo me sentía de este modo y no de este otro”, etc etc etc. Lo tienes en una especie de pedestal y tiendes a olvidar de que por algo es tu ex, ya que si hubiese sido tan maravilloso, ¿estarían juntos aún no crees?

*Nos has podido rehacer tu vida: Después de él como que decidiste voluntariamente (y eso es lo más fatal) refugiarte en el convento y no salir con nadie más. Ok, puede ser que tal vez, no hayas podido encontrar a otra persona afín a ti, pero también pasa que cuando una está pegada con alguien, es imposible fijarse en otra persona o peor, encuentras que nadie es como él.

*Aún lo esperas: Y esto es literal, lo esperas. Aún piensas que el término es algo temporal y que él en algún momento se arrepentirá y volverá a ti de rodillas. Y lo piensas aún cuando ya hayan pasado varios meses (o años) o aún cuando te hayas enterado que anda enredado en otras sábanas  y que está en su mejor momento.

Deja tu comentario!