Soluciones naturales para el mal olor axilar

Historias-en-mis-30

A veces aún cuando seas una persona muy higiénica, la transpiración y el mal olor persiste. Esto pasa porque simplemente tienes un PH más potente. Hay muchas fórmulas naturales y simples que te pueden ayudar. Acá van algunas.

A nadie, en especial a nosotras, las mujeres, le gusta mucho hablar sobre el mal olor a las axilas. Y para quienes son más “fuertes” de esa zona les contamos que no siempre tiene que ver con falta de higiene o de preocupación (de hecho te  puedes duchar una o más veces en el día y sigue el problema) es simplemente porque hay personas que tienen un ph más potente que otras,  lo que impide que los  clásicos desodorantes que hay en el mercado, solucionen el problema de raíz, de hecho, simplemente lo tapan.

Así si eres de este grupo, en vez de avergonzarte- porque a nadie le gusta andar con mal olor o toda sudada- algo que es casi imposible en época de altas temperaturas- tienes que tomar el toro por las astas y hacer algo para solucionar esto. Y acá te damos un par de tips súper simples de aplicar y bastante baratos por lo demás.

1-Limón

Sí tal cual. El limón ayuda mucho cuando se trata de combatir el mal olor de esa zona. Se usa de la siguiente manera: Cada mañana antes de ducharte, pasa medio limón por tus axilas. Este debe ser un ritual de todos los días y debe ser antes de la ducha porque de esta forma te enjuagas bien. El limón limpia la piel y elimina cualquier residuo de mal olor.

2-Bicarbonato de sodio

Algo que es muy fácil de encontrar (supermercados o farmacias) y que más encima es súper barato. Esto se aplica al revés del limón, después de la ducha. Te secas bien las axilas y con el dedo esparces un poco de bicarbonato de sodio en tus axilas, dejas ahí unos minutos y luego te aplicas tu desodorante. El bicarbonato es realmente bueno para matar olores.

3-No uses jabones con químicos

Lo lógico es pensar que lavarnos las axilas con un jabón con mucho olor, hará que tengamos menos mal olor. Pero acá es lógica a la inversa, muchos de ellos, hacen que sudemos de más y que por consiguiente, después andemos con mal olor. Así que en la ducha se recomienda usar un jabón neutral para lavarte esa zona.

4- Aloe vera y tomate

Es muy bueno para quienes padecen de sudoración excesiva. Lo aplicas en gel en la noche.  También se dice que el tomate ayuda a parar el sudor. Para ello debes licuar el tomate, pasártelo por las axilas y dejarlo ahí por unos minutos, luego retirar con agua.

5-Cuida lo que comes

Si eres de las que suda mucho y con mal olor, entonces también debes tomar ciertas precauciones respecto a lo que comes. Evita los aliños como la cebolla o el ajo. También evita consumir demasiado alcohol o café. Todo esto empeora el mal olor, no así las frutas y verduras.

6-Elige un buen desodorante

Si sientes que ninguno te está protegiendo de verdad, entonces vas a tener que elegir por aquellos que quizás no son tan baratos pero que te dan un buen resultado: evitan que traspires y que tengas mal olor. En general, no se encuentran en los supermercados, sino que más bien en las farmacias o tiendas especializadas. Hay algunos realmente buenos, pide asesoría.

 

 

 

 

 

Deja tu comentario!