Creo que una de las grandes, pero grandes lecciones que me dejó el 2013 fue que hay que aprender a ser desapegada. Con esto, no quiero decir, indiferente, ni descariñada, ni robótica, sino que más bien ser