Tips para recuperarse de una infidelidad

Historias-en-mis-30

Gorreada, cornuda, engañada, traicionada, como quieras denominarte. Si estás pasando por este infierno, acá te damos un par de consejos de cómo salir a frote sin morir de dolor en el camino.

Que te sean infiel (virtualmente, físicamente, por mucho tiempo o solo una vez) debe ser uno de los dolores más grandes que nos puede provocar una pareja. Una traición de ese tipo, viene a podrir lo más fundamental de una relación: la confianza, la intimidad y por cierto, el amor.

Por lo mismo, nunca están demás revisar algunos consejos que nos podrían ayudar a superar algo así. Ahora, ojo, que estos tips van más allá si es que decides seguir o no en la relación o si es que optas por un tiempo de distancia o deseas resolver este problema y daño en la relación misma. Acá, es imposible entrar a juzgar qué es lo mejor, porque cada caso es particular y cada una sabe donde le aprieta el zapato. Pero hay que partir primero por casa.

Primera fase: El Shock

Por lo general los hombres son bastante obvios a la hora de ser infieles. Son muy pocos los que se toman el tiempo para borrar sus huellas, son más bien descuidados, por lo que no es tan difícil pillarlos cuando andan en malos pasos. Pero aún así, evidentes y todo, por Dios qué duele atrapar a una pareja en una infidelidad. Y sin importar cómo lo pillas (por medios de las redes sociales, el mail, una boleta, por medio de un testigo o peor aún, acostado en tu propia cama con la otra) la primera reacción normal es quedar en shock, porque por más sospechas que hayas tenido, no podrás creer cómo esa pareja que decía que te amaba tanto te traicionó de esa forma. El estado de schock en estas situaciones es muy frecuente y puede que te dure horas, días o hasta semanas.

Segunda fase: armando el puzle

¿Por qué lo hizo? Esta es la frase estrella de esta etapa donde buscamos respuestas. A veces puedes pedírselas a tu pareja, otras veces, en ti. Repasas cada hecho en la relación, como una forma de buscar el motivo de la traición. Recuerdas, con mucho dolor, todas esas veces que te dijo que volvía tarde porque le había salido una reunión, o esa  vez que te aseguró que se fue el  fin de semana por un viaje de negocios o de trabajo, o esa vez que llamó alguien a su celular, no quiso contestar y se puso nervioso, y al preguntarle quién era, él respondió sin inmutarse: “no, nadie”. Intentas explicarte la infidelidad, los motivos, necesitas respuestas, pero éstas, no siempre llegan.

Tercera fase: la rabia

Sientes que lo odias por lo que te hice, sientes que él no tenía por qué hacerte daño, aún cuando estuvieran mal como pareja, sientes que ya no sabes quién esa persona, o que quizás nunca lo conociste del todo. Sientes rabia, rechazo, estás muy enojada, quisieras herirlo, tal como él te hirió a ti. Te gustaría vengarte de alguna forma. Lo maldices.

Cuarta fase: la culpa

Increíblemente, muchas mujeres se culpan y responsabilizan por la infidelidad de una pareja, ya que muchas concluyen el clásico dicho “lo que no te dan en la casa, se busca afuera”. Comienzas a llenarte de pensamientos como “quizás me dejé estar”, “a lo mejor no le di la atención suficiente”, “debí tener sexo con él esa vez que le dije que no”, “quizás engordé demasiado”, “es que me puse fome”, “es que me puse gorda”, “es que dejé de tomarlo en cuenta después de la llegada de mi hijo”. Etc etc etc. Nos culpamos, aún cuando fue el otro el que cometió el error.

Quinta fase:  la tristeza

Y puede ser una pena muy profunda. Esa persona te decepcionó de un modo, que puede ser irremediable. Sientes mucha tristeza, porque en parte, un proyecto de vida, salió mal, o va muy mal, porque a pesar que le diste toda tu confianza, esa persona la traicionó.

Sexta fase: la aceptación

Lentamente has comenzado a sentir un poco mejor. Hay días buenos y malos, tu ánimo sube y baja. Aún tienes pena, rabia y sientes decepción, pero de a poco has ido aceptando lo que pasó, has podido ir viendo las cosas con mayor altura de miras y ya puedes ir recordando sin tanto dolor. Pasó lo que pasó y no hay nada que puedas hacer para cambiar esto, pero lo que sí sabes que es puedes cambiar tu presente y tu futuro.

Séptima fase: la decisión

En algunos casos, la pareja infiel se arrepiente y quiere permanecer o regresar a la relación. Y a veces este arrepentimiento es genuino, pero aún así, es un tema complejo. Por lo que es importante que pienses bien en tu próximo paso.

Consejos importantes

1-Para poder recuperarte de una traición así, es importante que vivas a concho cada una de estas etapas, que llores todo lo que tengas que lloren, que te enojes todo lo que tenga que enojarte. No hay nada peor que intentar acelerar todo y tapar el sol con un dedo.

2-Si es necesario, busca red de apoyo, amistades, familiares o ayuda terapéutica. Es que muchas veces, el autoestima queda bastante mermado con este tipo de situaciones.

3-No caigas en venganzas ni en situaciones agresivas que de ellas nada bueno va a salir. Recuerda bien que fue él quien te traicionó, porque era él quien te debía lealtad y no la tercera persona, salvo que esa tercera persona haya sido parte de tu círculo de confianza, ahí el dolor es por una traición doble.

4-Intenta no ser masoquista. Si bien, muchas veces una quiere saber detalles como quién, dónde, cuándo y cómo, de pronto, tener tanta información detallada, perturba aún más. No busques más.

5-Trabaja para perdonar. Da igual si quieres o no seguir con la relación, hay que aprender a perdonar, aún cuando el otro ni siquiera pide disculpas o no se muestra arrepentido. Porque el perdón es para ti, de esta manera uno puede superar algo así.

6-No caigas en generalizaciones, como que todos los hombres son iguales o todos son infieles, porque no es así. Este tipo de pensamientos te hacen daño y no te permiten avanzar.

7-Deja de culparte. Es insano pensar que el erro de otro es culpa nuestra. Si bien es cierto, que muchas infidelidades se dan porque la relación no está bien, o no pasa por un buen momento, esta responsabilidad es compartida, no sólo es tuya.

Y.. el último tip, quizás lo más importante, la infidelidad es sólo parte de una historia, es sólo parte de tu historia, no determina tu felicidad ni te condena para siempre. Así que sigue adelante!

 

 

Deja tu comentario!